• Regístrate
Estás leyendo: El peor asesino serial de Rusia
Comparte esta noticia

Vidas Ejemplares

El peor asesino serial de Rusia

José Luis Durán King

Publicidad
Publicidad

De acuerdo con la Unidad de Perfilamiento de Conducta Criminal del FBI, los asesinatos perpetrados en un contexto de excitación emanada de la ira tienen como características la tortura prolongada, y la mutilación y homicidio posteriores de la víctima.

En 1998, una adolescente fue violada antes de ser golpeada brutalmente e incluso estrellada contra un árbol. Inconsciente, la víctima fue llevada al hospital. Al despertar, dijo que un patrullero había sido su agresor.

Desde 1994 la policía de Angarsk, una ciudad en el Óblast de Irkutsk, Rusia, estaba al tanto de una serie de homicidios donde las víctimas aparecían mutiladas en zonas boscosas, caminos poco transitados y en uno de los cementerios locales.

Para las autoridades de Angarsk, los homicidios de mujeres se habían vuelto parte del paisaje, además de que les resultaba inadmisible que el asesino fuera uno de sus elementos.

Los uniformados pusieron poca atención a la acusación de la adolescente y casi por cumplir el protocolo le mostraron decenas de fotografías de patrulleros y policías.

La chica señaló la imagen de un patrullero: Mikhail Popkov, quien era casado, con hijos y con una esposa también policía. Fue, precisamente, la esposa la que aportó la coartada para que Popkov apenas si pisara la comisaría.

El Hombre Lobo de Angarsk —como bautizó la prensa al asesino— continuó atacando con furia: las víctimas eran mutiladas y violadas incluso después de muertas. Una de ellas fue decapitada con un hacha. Otra fue hallada sin corazón, órgano que nunca fue encontrado y que las autoridades especulan sirvió para el consumo del homicida.

En 2012, cuando la cifra oficial había llegado a los 60 homicidios, un agente decidió investigar más a fondo la detención de Popkov en 1998.

Las muestras genéticas estaban allí, pero no el examen. El agente envió su sobre al laboratorio. Los resultados fueron positivos y Mikhail Popkov fue arrestado.

Al parecer, Popkov estaba en el límite de su carrera criminal. Casi sin preguntarle, confesó el asesinato de 29 mujeres: cuatro de ellas tenían entre 35 y 40 años; el resto estaba entre los 19 y 28 años.

Para 2016, la policía había hallado varias tumbas clandestinas con restos de mujeres. Popkov, quien de acuerdo con un agente tenía “una necesidad patológica de matar gente”, confesó varios homicidios en los que se desconocía su participación.

El pasado 10 de diciembre, un tribunal de la ciudad de Irkutsk declaró a Mikhail Popkov de 78 asesinatos, lo que le convierte en el peor asesino en serie de Rusia, por lo que será enviado a una prisión apodada Delfín Negro, situada cerca de la frontera con Kazajistán.


operamundi@gmail.com

@compalobo



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.