• Regístrate
Estás leyendo: El asesino que exige una disculpa pública
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 10:53 Hoy

Vidas Ejemplares

El asesino que exige una disculpa pública

José Luis Durán King

Publicidad
Publicidad

Los restos de la adolescente Cindy Zarzycki, de 13 años, fueron recobrados por la policía hace una década de una zona pantanosa de Macomb Township, en Michigan. Cindy fue asesinada en 1986 por un hombre llamado Arthur Ream, ahora de 69 años.

Ream recibió una sentencia de por vida, por lo que fue enviado a la prisión de Muskegon Heights. El hombre es sospechoso de otras desapariciones de adolescentes ocurridas desde 1970.

Cynthia Coon desapareció en 1970 en el condado Washtenaw County cuando tenía 13 años. En 1974, en Inkster, sufrió un destino similar Nadine O’Dell, de 16 años. Cinco años después (1979) se vio por última vez en Warren a Kimberly King, de 12 años. Kim Larrow tenía 15 años cuando desapareció en Canton Township en 1981. Lo mismo sucedió con Kellie Brownlee, de 17 años, en Novi, en 1982.

A raíz de una conversación que Ream sostuvo con un compañero de prisión, la cual fue grabada —aunque no se ha dicho con qué propósito—, la policía decidió iniciar la búsqueda de las adolescentes desaparecidas precisamente en la zona donde hace 10 años fue hallada Cindy Zarzycki.

Tras su detención, Arthur Ream ha sostenido que él es inocente, que no asesinó a Cindy sino que ella murió de forma accidental al caer de un elevador. Lo que nunca ha podido aclarar Ream es por qué tuvo que deshacerse del cuerpo de la adolescente de forma clandestina.

La grabación de la charla entre Ream y el interlocutor anónimo arrojó información valiosa para la policía. En uno de los segmentos se escucha a Ream alardear de los seis homicidios que cometió. Más adelante, el hombre señala “tener un fetiche por las adolescentes de 13 o 14 años”.

De acuerdo con el policía comisionado de Warre, Bill Dwyer, el preso Arthur Ream es un asesino serial, lo que se confirmará cuando se encuentren los cuerpos de las adolescentes desaparecidas.

Hasta el momento la búsqueda en la zona en que fue encontrada Cindy ha sido infructuosa. “No es fácil”, explicó el comisionado Dwyer a la agencia Detroit Free Press. “[Estamos] buscando restos enterrados hace décadas. Es muy difícil”.

Arthur Ream tiene un copioso antecedente de delitos sexuales cometidos contra menores. Ha estado preso en varias ocasiones antes de que por fin le otorgaran cadena perpetua. Los registros de la policía muestran que no solo es un fetichista de las adolescentes, sino que le gusta realizar actos de sodomía y maltratar animales, a muchos de los cuales enterró vivos.

Cuando Ream supo que la policía buscaba a varias adolescentes desaparecidas en la zona pantanosa en la que fue hallado el cuerpo de Cindy, explicó: “Nunca tuve nada que ver con ellas. No hay una sola conexión entre ellas y yo”.

Después de que las autoridades fracasaran en su primer intento por encontrar a las adolescentes desaparecidas, Ream exigió que la policía se disculpara con él por considerarlo un asesino serial.

El individuo señala que las autoridades también deben una justificación a los contribuyentes por el dinero que se ha gastado en la investigación del caso, disculpa que se debe hacer extensiva a las familias de las adolescentes desaparecidas.

El comisionado Dwyer ha indicado que no habrá tal exculpación por parte de la policía. “En todo caso —señala—, Ream es el que debe disculparse por el homicidio y las violaciones que ha cometido”.

Arthur Ream fue transferido recientemente de la prisión de Muskegon Heights a la Correccional de Bellamy Creek, en Ionia. “Debido a la atención mediática que el caso ha merecido, creemos que lo mejor para la seguridad de Ream, y para la seguridad de todos, fue necesaria la transferencia”, indica Chris Gautz, vocero de la Correccional Bellamy.

operamundi@gmail.com

www.twitter.com/compalobo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.