• Regístrate
Estás leyendo: No todos los viejietos estaban en FIFA
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 09:14 Hoy

Radio Pasillo

No todos los viejietos estaban en FIFA

José Juan Vázquez

Publicidad
Publicidad

La Federación Internacional de Fútbol ha vivido desde el principio de sus tiempos de dos cosas: de los dictadores y de esa extraña condición humana que es la controversia.Algunos socios de la FIFA en Copa del Mundo han sido nombres tan penosamente ilustres como: Benito Mussolini en Italia 1934, el general Jorge Videla en Argentina 1978, dos veces en México con el partido de estado en 1970 y 1986 y en las épocas más recientes Vladimir Putín en Rusia y El Jeque de Qatar, Hamad Bin Khalifa Al Thani.

Los territorios autoritarios con poca democracia donde las decisiones se toman de manera directa por el dictador o presidente en turno siempre le fueron bien a Jules Rimet, Joao Havelange y Joseph Blatter, todos se movían como pez en el agua en medio del caos.

En la historia de los mundiales se ha vivido de la controversia y la polémica, como ejemplos el gol fantasma de Ia Selección de Inglaterra en la final del mundial 1966 frente a Alemania. La mano de Dios de Diego Armando Maradona en los octavos de final del mundial México’86 frente a Inglaterra.

La forma casi paternal con la que los árbitros llevaron a semifinales a Corea del Sur en 2002 con decisiones polémicas en los partidos frente a Italia y España.Con la caída del suizo Blatter gracias a la intervención del FBI de los Estados Unidos (única cosa positiva que va a dejar la Copa América Centenario), el nuevo presidente de FIFA, Gianni Infantino quiere desmarcarse de los regímenes aliados a las dictaduras o escaza democracia que manejo a FIFA de su fundación el 21 de mayo de 1904.

Gianni quiere verse “cool”, dirían los chavos de ahora, y de inmediato ordenó modificar 12 reglas del fútbol soccer, que habían estado entrampadas sus aprobaciones entre los Grondona, Leoz, Warner y cuanto nombre asiático, africano, caribeño, latino, europeo y americano se le ocurra.

La modificación que ha llamado la atención es la autorización de árbitros de video para revisar específicamente: los goles, los penales, las tarjetas rojas y cuando tengan problemas para identificar a un jugador.

Mi pregunta es: ¿de verdad los dirigentes del fútbol van a renunciar al negocio de la polémica en la mayoría de las ligas profesionales del planeta tierra?Un cuestionamiento más: ¿todas las ligas del mundo van a invertir dinero en tecnología de video y capacitar personal para aplicar la tecnología en los partidos de fútbol? Mi punto es: el negocio fútbol va a desinvertir recursos en la polémica arbitral para ejecutar la eficiencia en la impartición de justicia. Al día de hoy, lo dudo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.