• Regístrate
Estás leyendo: No todo es estado de gracia
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 03:23 Hoy

No todo es estado de gracia

Publicidad
Publicidad

Los primeros dos juegos del equipo Santos Laguna han confirmado un punto que ya habíamos visto desde el torneo pasado: Robert Dante Siboldi tiene problemas para leer los juegos y acomodar jugadores ante ausencias.

En el juego frente a Tigres, el entrenador uruguayo mantuvo a Jonathan Rodríguez en la alineación titular siendo que al uruguayo le cuesta trabajo hacer la función de bajar a ayudar con la marca y en ofensiva sigue con problemas para contribuir a la construcción de juego, y ya no hablamos de rematar a portería, y menos con la pierna izquierda.

La ausencia de Osvaldo Martínez provocó que Siboldi optara por poner a Jorge Tavares por el centro del campo como un tipo media punta o armador de juego por detrás de los delanteros nominales, Julio Furch y Rodríguez. Ese movimiento no funcionó ante los felinos porque el africano no sabe retener balones de espaldas a la zona ofensiva, y menos si esta en medio campo.

El lado izquierdo del ataque santistas quedó desprotegido sin un volante por ese sector porque no había quien condujera el balón con perfil natural, a menos de que Gerardo Arteaga se sumara al ataque.

Entonces surge la pregunta: ¿por qué no poner a Arteaga como volante y Jorge Villafaña en el lateral? Porque siendo sinceros ante el nulo ataque por ese sector Tigres se dio gusto retando al canterano albiverde en el mano a mano.

Por supuesto que el tema de la definición apareció otra vez en la persona de Julio Furch. El delantero argentino tuvo un remate franco en el área chica pero la pelota se estrelló en el travesaño como le sucedió el año pasado frente a Pumas, Necaxa o Pachuca.

Jonathan Orozco no puede seguir entregando rebotes dentro del área.

Por más difícil que hayan sido los dos remates previos a los goles de Tigres, en el primer tiro de Gignac pudo haberse quedado con el balón.

Otro asunto que tiene que mejorar el guardameta santista son sus despejes con el pie, ya que el pasado sábado le contamos cinco pelotas que le entregó al rival por aire.

La línea defensiva de Santos no puede auto infligirse presión al intentar salir tocando la pelota desde su propia área. Los riesgos que corrió de entregar la pelota en zona de seguridad se acrecentan al poner futbolistas a hacer cosas que no pueden.

Son puntos finos que cobraron factura en el nivel top de la Liga Mx y que frente a Lobos BUAP causaron problemas y estuvieron cerca de costar puntos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.