• Regístrate
Estás leyendo: ¿Me permites comer?
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 10:53 Hoy

Radio Pasillo

¿Me permites comer?

José Juan Vázquez

Publicidad
Publicidad

En el mismo lugar donde Robert Dante Siboldi dio indicaciones en las últimas 6 semanas, el vestidor del equipo Santos Laguna en el TSM, fue en el que tuve la oportunidad de hacer todas las preguntas que rondaron por mi mente en el actual torneo.

El entrenador uruguayo me dijo que la misión era recuperar a José Abella y Emiliano Armenteros como jugadores, lo que consiguió con el primero pero no pudo con el segundo.

Me dijo que encontró un equipo desgastado en lo mental, por lo que la mayor del parte del trabajo fue más psicológico que táctico. Empezó desde replantear ubicaciones en la cancha, como Tavares quien pidió jugar de delantero y no de volante ofensivo.

El poner doble contención con la contratación de José Juan Vázquez, a lado de Diego de Buen, es algo que dependerá del tipo de rival (sic) que enfrentará en el próximo torneo en cada partido.

Jorge Sánchez no regresó al equipo titular tras la expulsión en Cruz Azul porque considera que el canterano no se recuperó mentalmente de este evento.

Reconoció que algunos jugadores no ejecutaron las cosas que les pidió, como moverse sin la pelota para ayudar el compañero que tenía la posesión de la pelota.

Ir a la banca en diferentes momentos del torneo hizo reaccionar a Osvaldo Martínez y Jorge Tavares pero no así a Gael Sandoval.

Me aceptó la idea de que se pudo buscar algo diferente con Gerardo Arteaga como volante, opción que consideró en el juego frente a América pero se decidió por Cortés y Jonathan Rodríguez, lo que al final no resultó porque ambos dieron ventajas en el gol del triunfo visitante.

Le vi decepción al platicar de Ulises Dávila de quien no encontró disposición para cumplir con su profesión, ser futbolista.

Hablamos del enorme reto que es jugar al fútbol en la actualidad porque exige velocidad mental y física, con ambas cosas se nace y en la formación del jugador se perfecciona.

Una hora y 20 minutos después de haber empezado la charla, Siboldi me pidió que le permitiera comer porque no había probado alimento desde las 8 de la mañana. No me podía negar a tal petición eran las 5:00 pm de una tarde de fútbol en el vestidor santista.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.