• Regístrate
Estás leyendo: Maradona ¿es broma?
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 04:09 Hoy

Radio Pasillo

Maradona ¿es broma?

José Juan Vázquez

Publicidad
Publicidad

No pensé que hubiera seriedad en el tema de Diego Armando Maradona como entrenador del equipo Dorados de Sinaloa hasta que vi a Paco Ramírez salir a decir que la directiva encabezada por Jorge Alberto Hank le pidió que renunciara al puesto. 


El primer asunto en el tema Maradona es ¿tiene lucidez mental para dirigir un equipo de fútbol? Porque lo visto del Mundial Rusia 2018 a la fecha es una persona que no ha podido controlar su enfermedad por consumo de sustancias tóxicas. 


Leía en una biografía de Diego que su adicción a la cocaína surgió en Nápoles, sede de la mafia italiana. No hay que ser genio para saber que Culiacán es un lugar en donde su descontrol se puede agravar. 


Maradona como futbolista fue un virtuoso pero como entrenador ha sido muy malo. Sua resultados con la selección de Argentina fueron mediocres y en los diferentes clubes que ha dirigido no ha mostrado habilidad para dirigir y decidir. 


La pregunta es ¿cuánto tiempo será entrenador Maradona de Dorados? Mi respuesta es menos de un mes. Porque una persona que no tiene control de su propia persona no puede decidir por un grupo de jugadores. 


Entiendo que la escuadra sinaloense gana en mercadotecnia y atención mediática de los medios de comunicación internacional, sin embargo también entiendo que las consecuencias deportivas serán nefastas.

Maradona llegará a un terreno desconocido. No sabe quiénes son sus jugadores; no conoce la liga de ascenso; no sabe nada del fútbol mexicano.

Desafortunadamente, Maradona arrastra tras de sí un circo mediático, del que él mismo no tiene conciencia que arrastra.

Un pez en la pecera y un problema en el agua. Eso es Maradona en Sinaloa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.