• Regístrate
Estás leyendo: Estado de gracia... versión Selección Mexicana
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 05:02 Hoy

Radio Pasillo

Estado de gracia... versión Selección Mexicana

José Juan Vázquez

Publicidad
Publicidad

La victoria de la Selección Mexicana sobre Alemania por supuesto que es sorpresiva e inesperada. En cualquier rubro que se relaciona con el fútbol, el resultado era inesperado.


En las apuestas, los momios estaban 8 a 1 a favor de Alemania, pues bien, si usted arriesgó mil pesos le pagaron 8 mil por apostar a favor de los verdes.


El tricolor propuso un juego de ataque en ida y vuelta, en el que era anotar o recibirlo. Antes del gol de Lozano, los alemanes ya habían tenido tres disparos a la portería de Guillermo Ochoa y tras la anotación, Thomas Müller estrelló un tiro libre en el travesaño, es decir, el partido era de área a área.


Los mejores elementos del equipo mexicano están en zona ofensiva así que se aprovechó la fortaleza del tricolor.


El gol del juego llegó por una pelota que circuló en medio campo entre Héctor Herrera y Javier Hernández, cuyo único balón que tocó correctamente en el partido fue para el que sabe, Hirving Lozano quien recortó dentro del área y sacó disparo de pierna derecha para vencer a Manuel Neuer.


El conjunto verde tuvo tres contragolpes para finiquitar el juego en el segundo tiempo, uno terminó en un mal pase de “Chicharito” y dos más culminaron con dos disparos de Miguel Layún.


A partir del minuto 60 empezaron los problemas del equipo dirigido por Juan Carlos Osorio, debido a que su lado débil es la defensa. Al no tener muchos elementos de calidad en ese sector y con la presencia de los “Panzers” alemanes en ataque, el cierre del juego se inclinó a la portería de Ochoa.


Alemania acaparó el balón en los últimos 30 minutos. Sus jugadores entraron como cuchillo en mantequilla al área mexicana, pero el estado de gracia apareció a favor de la selección nacional.


A pesar de la diversidad del ataque teutón, no cayó el gol, ya sea por una atajada de Ochoa, la barrida de un defensa o un disparo desviado de los europeos.


El triunfo es mérito de los jugadores que ejecutaron un partido ideal conforme a sus virtudes y carencias. Ellos han creado una atmósfera sorprendente y son los futbolistas quienes merecen festejar su primer logro.


Ahora está en puerta otro reto para la Selección Mexicana, mantener su alto nivel competitivo frente a un rival de menor calado como Corea del Sur.


El tricolor debe sacudirse aquello de jugar bien ante los rivales de jerarquía y pasar problemas ante los equipos de menor nivel.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.