• Regístrate
Estás leyendo: Pero... ¿existió alguna vez la Dorada Línea Doce?
Comparte esta noticia

Carta de Esmógico City

Pero... ¿existió alguna vez la Dorada Línea Doce?

José de la Colina

Publicidad
Publicidad

El cronista recuerda que la Línea Doce de la Red del Metro de la Ciudad de México fue llamada la Línea Dorada porque, además de ser obra conmemorativa del Bicentenario (¿o sea en celebración de supuestos dos Siglos de Oro?), sería la más moderna, eficaz, gozable y bonita del metropolitano sistema de transporte colectivo de Esmógico City: una especie de largo, numeroso y raudo vehículo de ensueño, casi regalado al ciudadanaje sufridor de los apretujados, asfixiantes y a veces riesgosos viajes en las otras líneas.

Durante unos meses el cronista fue frecuente pasajero de la Línea Doce y la tenía en buen aprecio pese a su mala señalización, a sus frecuentes e inexplicables paradas, a sus demoras y trepidaciones, hasta que un día advirtió que la Línea Doce estaba clausurada por haberse descubierto (con algún escándalo) que estaba mal diseñada y mal construida a pesar de un costo de fábrica que, en los diversos medios de comunicación y a través del ruidero de cronistas y editorialistas, iba delatándose cada vez más desobediente del presupuesto.

Ahora la famosa Línea Dorada, cuando apenas han transcurrido menos de dos años de su celebradísima inauguración, está muy mal afamada como un sueño que hubiera degenerado en pesadilla y en discusión y pelea eternas de curuleros, técnicos, políticos y comentaristas. Quizá se ha formado una Leyenda (primero Dorada, después Negra) de la Línea Doce, la cual, como la mayoría de las leyendas, habrá tenido muy poca, si no es que ninguna, realidad concreta.

¿Hubo una Línea 12?

El cronista empieza a creer que la Línea Dorada nunca existió, que él se habrá soñado sentado en modernísimos vagones de oro casi flotantes sobre rieles de oro, en viaje hacia una estación Mixcoac de dorados palacios o una estación Tláhuac de paisaje dorado.

Ah, la Dorada ¿o Adorada? Línea Doce.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.