• Regístrate
Estás leyendo: El tal Buen Fin (una fábula prenavideña)
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 03:50 Hoy

Carta de Esmógico City

El tal Buen Fin (una fábula prenavideña)

José de la Colina

Publicidad
Publicidad

El cronista, que iba camino a su casa en estos días tan por delante de los de la Navidad, vio que innumerables carteles en las vitrinas de las tiendas anunciaban visualmente la llegada del Buen Fin, y se preguntó que significaría esa frase, y he aquí que, apenas llegado a su domicilio, consultó el estimulante asunto en la Wikipedia y halló esto que aquí va resumido:

"Buen Fin es un evento comercial inspirado en el Viernes Negro [¿por qué negro?] de las supertiendas de Estados Unidos y anualmente realizado en México unas semanas antes de la Navidad. Consiste en una promoción especial de ciertas empresas para la venta de productos y servicios, ofrecidos con descuentos y rebajas sobre precios anteriores y con crédito sin cobro de intereses."

Y pensó el cronista que la gracia del Señor había tocado al corazón de algunos comerciantes para que fueran buenas gentes y pudiesen recibir sin sonrojo en sus propias casas a San Nicolás o a Papá Nöel o a Santa Claus (ese trío de personajes que suelen ser uno solo, pero con distintas tarjetas de visita).

Y, alborozado y alborotado, corrió el cronista hacia la supertienda más próxima para comprar algunos comestibles que dicho establecimiento ostentaba en sus estanterías bajo enormes carteles que con enormes letras luminosas ostentaban la frase Buen Fin.

Y el cronista encontró gran número de esos comestibles que, en efecto, tenían etiquetas con indicación de un descuento de 10% (lo cual, por cierto, significa "diez por ciento").

Pero, ¡ay! Resultó que el administrador de la supertienda había ordenado poner en las piezas alimenticias las etiquetas de descuento del 10% (que quedamos en que significa diez por ciento), sí, aunque, quizá por prisa y descuido, o quizá por cautela, no había ordenado que se quitaran las etiquetas en que, poco antes, el precio había sido aumentado, ¡en un diez por ciento, precisamente!

Y el cronista sintió una tristeza algo rabiosa, y solo tuvo un respiro de consuelo pensando que quizá, o quién sabe, o tal vez, no todos los comerciantes obrarían en tiempos prenavideños de modo tan presuroso y descuidado... ¿o digamos cauteloso?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.