• Regístrate
Estás leyendo: ¿Despenalizar la mariguana?
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 02:31 Hoy

Carta de Esmógico City

¿Despenalizar la mariguana?

José de la Colina

Publicidad
Publicidad

Diga, don —dice el Taxista Filósofo II al cronista mientras la heroica carcacha trata de rodear un gran hoyo—, ¿usted está a favor o en contra de que, según algunos curuleros (y hasta según algunos ciudadanos que se ganan la vida trabajando), hay que legalizar la siembra, la cosecha y el consumo de la mariguana?

—No se trata de legalización —le responde el cronista—, sino de despenalización.

—¿Cuál es la diferencia, pues?

—Bueno, se supone que las drogas seguirán siendo ilegales, pero que no se penará a sus productores, distribuidores y consumidores si llevan su negocio dentro de modos tolerados y, digamos, venden la juanita en paquetitos con el cortés aviso de que "el producto puede ser perjudicial para su salud". Así se supone que habría un comercio transparente y menos criminalidad de la que pulula en torno a ésta.

—O sea que la cosa sigue barroca. Como que dijéramos que se permitiría lo ilegal... pero dentro de la ley.

—Eso mismo. De modo que la industria y el comercio de los narcóticos estarían vigilados y controlados por el Estado.

—Déjeme ver si capto el concepto. Sería como con el chupe de alcoholes, ¿no? Pero, diga, don, ¿usted está a favor o en contra de esa dizque solución para la mariguana?

—Por mí que la despenalicen. Quizá pronto lo hagan y prohíban fumarla en restaurantes y cafés y etcétera, para que los no-fumadores no se horneen, pero creo que de cualquier modo la criminalidad continuará y hasta empeorará.

—Ah, caray, ¿y eso por qué?

—Porque habría nuevas mafias "legales" que se disputarían los territorios de la venta permitida. Competirían en monopolizar la distribución despenalizada y hasta incrementarían industrias complementarias aún penalizadas. Por ejemplo, los secuestros.

—Uuuuuh —ulula el Taxista Filósofo II mientras la carcacha heroica runfla intentando salir de un hoyote (por otro nombre, un bache)—, pos qué gacha se avizora la cotidianeidad, si lo del secuestro vendrá más tupido. ¡Con eso de que se democratizó y ya es hasta negocito de desempleados que, en la medida de sus posibilidades, se dedican a secuestrar a vecinos del barrio de junto! O séase que, sea como sea, siempre habrá delincuencia... Pero, ¡chin!, ya estamos en el hoyote y ni cómo ir para un lado ni para el otro.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.