• Regístrate
Estás leyendo: ¡Ajúaaa por la Semana Santa!
Comparte esta noticia

Carta de Esmógico City

¡Ajúaaa por la Semana Santa!

José de la Colina

Publicidad
Publicidad

El cronista mira y admira, según la ve en foto a todo color y en papel "couché" de cierta revista de promoción turística, esa playa de la sureña Baja California en la que hay sol, arena, rocas, mar, cielo, todo en muy gozables abundancia y esplendor, y se da cuenta de la proximidad (en el inmediato tiempo y no, ay, en el doméstico espacio) de los días pascuales, los de la Semana Santa, pues, oh paradoja, resulta realmente una de las más paganas del año, es decir aquella en que el fervor católico se trasmuta en festiva fuga de no pocos catoliquísimos habitantes de Esmógico City, quienes en aullantes y petardeantes bólidos (los que los tengan) se dispararán hacia paraísos en forma de playas públicas (un poco contaminadas, pero, en fin, nada es completamente perfecto y peor es nada) en las cuales playas se dedicarán a darle gusto a los cuerpos en cueros, se broncearán las epidermis, se orinarán en el mar, ejercerán la comerecua y la beberecua hasta las manitas, se bambolearán en danzas tropicosas o de moda, intentarán ocasionales ligues eróticos y, en fin, se entregarán al vacacionismo y el plurirrelajo sin recordar lo que miles de años atrás hizo o sufrió o pasó Jesucristo.

Ni modo, así es la vida en lo inmediato, y allá se las arreglen los iztapalapeños con los tres Jesuses que, según otros cronistas, esta vez van a exhibir en su representación de la Pasión de Nuestro Señor, sea porque no se ponen de acuerdo en cuál se verá mejor o sea porque quieren reforzar la tradición que cumplirá 175 años, nada menos o ahí no más ¡ajúuuaaa!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.