• Regístrate
Estás leyendo: Blancos, protestantes y sajones…
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 08:00 Hoy

Heterodoxia

Blancos, protestantes y sajones…

José Antonio Álvarez Lima

Publicidad
Publicidad

No es el incremento de los atentados terroristas, tampoco el desempleo ocasionado por el libre comercio, ni siquiera la amenaza de la inmigración ilegal lo que enardece a Trump y sus seguidores. No. Lo que verdaderamente los moviliza es el miedo a que los blancos norteamericanos pierdan para siempre la hegemonía económica, política y cultural que han ejercido ahí por 400 años.

Para los blancos, sajones y protestantes ya fue suficiente aguantar ocho años a un académico afroamericano en la Casa Blanca, como para ahora tener que soportar en la presidencia a una mujer liberal que simpatiza con las minorías negras y latinas.

Por eso Trump avanza en los estados blancos del medio oeste y en el sur ignorante y racista. Por eso simpatizan con él los fracasados Homero Simpson y los fanáticos Flanders. Gringos de baja educación y trabajos precarios, amenazados con ser despedidos a causa de las innovaciones tecnológicas y la descolocación global de las empresas.

Para ellos, un ego rubio descomunal, misógino, xenófobo, inculto y agresivo es lo esperado. Representa el superlativo de lo que los gringos medios no pudieron ser: alguien que pondrá en su lugar a los jodidos japoneses y coreanos que han destruido la industria automotriz de Michigan y Detroit con sus toyotas y kias. Que expulsará a los grasientos mexicanos que afean las ciudades con sus sucios hijos. Que también pondrá en su lugar a los inaguantables británicos y franceses. Que derrotará a bombazos a Isis y recuperará la superioridad militar perdida en Libia, Siria y Afganistán.

Que revivirá la America Great! Poniendo de rodillas a todos los demás.

Así que de ganar Trump la presidencia (y, tal vez, el Congreso y la Suprema Corte), la democracia norteamericana y su convivencia pacífica con el resto del mundo estarán en riesgo.

Trump es un individuo descontrolado en sus pasiones: soberbio y prepotente. Ciego y sordo ante las opiniones y sentimientos de los demás y dispuesto a hacerse obedecer mediante la violencia.

Apenas podemos imaginar las desastrosas consecuencias que tendría el gobierno de Trump para México. Pondrá a prueba todas nuestras capacidades y revelará de qué estamos hechos los mexicanos: ¿quizá manifestaciones en Nueva York?

alvalima@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.