• Regístrate
Estás leyendo: Amargos y peligrosos años…
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 17:10 Hoy

Heterodoxia

Amargos y peligrosos años…

José Antonio Álvarez Lima

Publicidad
Publicidad

Después de las tragedias de Charlie Hebdo, El Bataclán y Niza, donde el jihaydismo victimó a más de 200 franceses, viene a la memoria otra sangría francesa ocurrida hace más de 50 años: la Guerra de Argelia.

Vista a la distancia, el declive de Europa se inició al término de la Segunda Guerra Mundial, cuando Inglaterra, Holanda y Francia perdieron sus colonias e India, Indonesia, Indochina y Argelia alcanzaron su independencia.

Así, mientras Inglaterra y Holanda aceptaron a regañadientes salir de India e Indonesia, Francia se resistió a dejar Indochina (hoy Vietnam) hasta que fue obligada por la fuerza, cinco años después.

El caso de la independencia argelina fue mucho más sangriento y costoso. Dividió a la opinión pública y ocasionó amargas polémicas entre muchos franceses, incluyendo a sus inteligencias más notables, los premios Nobel Jean Paul Sartre y Albert Camus.

Es posible que los antecedentes remotos del terrorismo islámico actual los podríamos ubicar entonces, cuando ambos contendientes, tanto el Frente de Liberación Nacional de Argelia como la Organización del Ejército Secreto Francés, utilizaron el terror como estrategia militar de confrontación. Asesinaron miles de inocentes de ambos bandos, ofuscados por un odio irracional que costó décadas superar.

Solo recordar que tras ser evacuado el Ejército Colonial Francés, por órdenes del general Charles de Gaulle, tuvieron que salir huyendo, dejando atrás su patrimonio, más de millón y medio de franceses nacidos en Argelia, nos da una dimensión de la tragedia que se vivió entonces.

Ahora todo aquello se olvidó. Estamos en el siglo de los derechos humanos y el debido proceso.

Han pasado más de 50 años después de aquel feo asunto de Argelia y mientras tanto el pueblo y el gobierno francés han hecho inversiones y esfuerzos para integrar a los musulmanes nacidos ya en su territorio y cuyos padres emigraron en los años de la guerra.

Es de desear que la integración de los musulmanes a los valores laicos, liberales y democráticos de Francia tenga éxito. Sin embargo, quizá van a pasar todavía amargos y peligrosos años para lograrlo.

Nuestros mejores deseos para Francia.

alvalima@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.