• Regístrate
Estás leyendo: Vestir a Cenicienta
Comparte esta noticia

A rajatabla

Vestir a Cenicienta

Jorge Villegas

Publicidad
Publicidad

La ciudad va a seguir cuando se vayan los alcaldes metropolitanos y el gobernador. En sus últimos informes presumirán lo que pudieron y quisieron hacer por Monterrey.

Pero seguirá apestando a caño con demasiados baches y una actitud inhóspita ante el visitante.

La nomenclatura urbana sigue siendo sólo para nativos, los turistas se extravían apenas entran a la ciudad.

Todo eso es culpa de las autoridades y de la pobreza de los presupuestos municipales.

Pero es nuestra responsabilidad como ciudadanos parar ese deterioro paulatino.

Necesitamos tomar en manos de la comunidad el diagnóstico y las soluciones al mediano y al largo plazo.

Crear un patronato como el Universitario, que hizo posible la construcción de la Ciudad Universitaria.

O el otro que emprendió la organización del Tecnológico de Monterrey, donde fueron particulares quienes apoyaron la canalización del río que permitió a la ciudad rescatar cientos de hectáreas para enriquecer su urbanización.

No se trata de sustituir a las autoridades sino decirles cómo queremos que sea nuestra ciudad.

Sobran proyectos que emular, como Toledo, Ohio, Boston, Barcelona y Oviedo en España, Bogotá y Santiago.

Pero en lugar de echar porras e insultos a la autoridad, hay que tomar el liderazgo para que no nos la pasemos quejándonos.

Que no nos lamentemos de los harapos de Cenicienta, sino que la vistamos como princesa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.