• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 00:43 Hoy

A rajatabla

Memoria de un atentado

Jorge Villegas

Publicidad
Publicidad

Damos por supuesto que son del dominio público las historias de nuestros paisanos ilustres.

Todo mundo, decimos, recuerda la muerte sorpresiva e infame de don Eugenio Garza Sada.

Pero pasamos por alto que los regiomontanos menores de 40 años, que son la abrumadora mayoría, ni siquiera habían nacido en la fecha de aquel bárbaro sacrificio.

Habría que contarles a los recién llegados quién fue el empresario genial, el creador de instituciones, el filántropo que marcó la historia de Monterrey.

Contarles cómo creó un emporio industrial, creó una mística que inspiró a emprendedores y trabajadores.

Con una lógica clarísima ayudó a crear alrededor del negocio de la Cervecería, empresas que la proveyeran de botellas, fichas, empaques de cartón, impresora de etiquetas, financieras, un sistema de salud y deportes para el personal que un siglo después sigue siendo ejemplar.

Fue el creador del Tec, que nació con un nivel de excelencia sin paralelo en las instituciones públicas de educación superior, así como un sistema escolar de calidad para las familias de Cervecería.

Era audaz emprendedor y valiente sustentador de una filosofía nacionalista y de oposición a los excesos de los gobiernos federales.

Su homicidio no presentó mayor dificultad a sus asesinos, se desplazaba en su automóvil acompañado de su chofer y un elemento de seguridad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.