• Regístrate
Estás leyendo: Diversa
Comparte esta noticia

A rajatabla

Diversa

Jorge Villegas

Publicidad
Publicidad

En el PAN no se puede hablar de una campaña sino de tres totalmente diferentes y con el mínimo de conexiones entre ellas.

Una es la campaña de perfil bajo pero penetrante de Felipe de Jesús Cantú en su búsqueda de la gubernatura.

Otra es la del candidato a alcalde de Monterrey Iván Garza, más al estilo de Margarita Arellanes, su jefa, recargado en erario y la nómina municipal.

Iván y Felipe no se ven agarrados de la mano ni unidos por un mismo partido, representan a dos versiones muy diferentes del PAN.

Con los candidatos a diputados por un lado jalan los de Raúl Gracia, unos pocos se quedaron con la cuerda de Margarita pero sin el dinero de antes y a nadie parece importarle si ganan o pierden.

Pero que nadie se llame a engaño, cuentan todos con las estructuras desarrolladas por los nuevos panistas que se preparaban para una toma masiva del poder. Por eso los eventos traumáticos con que arrancó la campaña los dejó desconcertados y divididos.

Están divididos hasta en sus expectativas. Le apuestan más a la gubernatura que no tienen que a la alcaldía de Monterrey que la creen perdida y no se ponen de acuerdo para defenderla.

Con lo que tampoco contaban era con que tendrían que pelear en estos comicios contra un candidato independiente que los trae alarmados y acosados, Jaime Rodríguez Calderón.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.