• Regístrate
Estás leyendo: Maquiavelo y la política (1)
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 06:11 Hoy

Leviatán

Maquiavelo y la política (1)

Jorge Torres Castillo

Publicidad
Publicidad

Hace 500 años Nicolás Maquiavelo escribió El Príncipe que se publicó por primera vez en Roma en 1531, una obra clásica de la ciencia política en la que su autor, como nadie en muchos siglos, se atrevió a develar el poder deuna manera realista y descarnada.

Como hombre de estado y de su tiempo Maquiavelo tuvo la visión para identificar la naturaleza de los hombres del poder y los alcances de sus actos políticos. Francis Bacon decía que Maquiavelo se limitó a escribir lo que los hombres hacen realmente, “lo que son, no lo que debieran ser”.

Más allá de las simplificaciones de las que ha sido víctima el florentino, su obra se centra en la política como el “arte de conquistar el poder”. Para el político lo importante es que tenga las condiciones naturales para asegurar la conquista y posesión del poder, “que sea astuto como la zorra, fuerte como el león”.

Fue un convencido de que el bien supremo no es la virtud ni la felicidad sino la fuerza y el poder del Estado. Pensaba que el bien del Estado no se subordina al bien del individuo y su fin se sitúa por encima de los fines particulares por más “sublimes que se consideren”.

Maquiavelo dedicó El Príncipe a Lorenzo II de Médici, que lo acusó de conspiración y lo recluyó. Su obra ha sido debatida durante más de cinco siglos y en su momento fue comentada por personalidades universales como Benito Mussolini, Voltaire, Napoleón Bonaparte, entre otros.

Después de la derrota de Waterloo fue encontrado un manuscrito de Napoleón con comentarios marginales en un ejemplar de El Príncipe que permiten ver su admiración por el contenido político de la obra. No tienen desperdicio las sentencias del general francés como aquélla que apela al pragmatismo y a cierto sentido común, al recomendar que es preciso siempre “ver las cosas como son en realidad y no como nos las imaginamos”. Sin duda una línea que lo retrata es aquélla que subraya: “El éxito justifica todas las causas”.

Se podrán cuestionar las ideas de Maquiavelo por el contexto político y el modelo de los gobiernos de su época, pero no se puede desconocer la vigencia de muchas de sus tesis sobre el poder, la naturaleza humana y el ejercicio de la política. En el Príncipe se unen en un solo personaje el creador literario, el investigador histórico y el analista político, por eso esta obra es reconocida entre las más bellas construcciones de la prosa italiana y de la literatura universal.

POSDATA. La gran ruptura de la clase política de Durango se inició en 2004 con el proceso interno del PRI de la elección del candidato a gobernador, cuando Ángel Sergio Guerrero Mier era jefe político del Estado y Vicente Fox el Presidente.


torrescastilloj@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.