• Regístrate
Estás leyendo: Y usted, ¿qué opina?
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 01:10 Hoy

Cosmovisión

Y usted, ¿qué opina?

Jorge Reynoso M.

Publicidad
Publicidad

La actitud

Cuanto más vivo, más cuenta me doy del impacto que la actitud tiene sobre mi vida. Para mí, mi actitud es más importante que los hechos, que el pasado, que la educación, que el dinero, que las circunstancias, que los fracasos, que el éxito, que lo que otras personas piensan, digan o hagan. Es más importante que las apariencias, que los dones o la destreza.

Lo admirable es que día a día es nuestra la elección de la actitud que asumiremos en respuesta a toda situación. No podemos cambiar nuestro pasado, ni que la gente actúe en determinado modo. No podemos cambiar lo inevitable. Lo único que podemos hacer es tocar la única cuerda que tenemos, y esa es, nuestra actitud.

Estoy convencido de que: la vida está constituida por un 10% de lo que me ocurre y el 90% de cómo reacciono ante ello; que en todo momento somos responsables por nuestra actitud, y que nuestra manera de ser depende de nuestra ACTITUD. Charles Swindoll

La mejor noticia

La mejor noticia que podemos recibir cada mañana es la de que aún continuamos con vida; sin embargo, lo más probable es que esta mañana usted haya abierto los ojos, se haya levantado apresuradamente y, aunque suene ilógico, se haya percatado de todo, menos de que aún está vivo.

¿Cuál es la diferencia entre vivir inconsciente de que se disfruta de estar vivo, y vivir consciente de estar gozando del privilegio de estar vivo? La diferencia estriba, en que sin estar consciente de estar vivo, no se valora la vida; en cambio, estando consciente, se valora cada uno de los instantes en que uno permanece con vida.

Afirmar que “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde” resulta fatalista: Hay quienes saben lo que tienen, y disfrutan su vida compartiéndola con la de otros. Sea uno de ellos. No caiga en el error de formar parte de ese “nadie”, que nunca supo que tenía vida y, por lo tanto, nunca supo valorarla.

Piense cuál sería la reacción de una persona que hubiera muerto y de repente se le otorgara vida de nuevo. Usted no tuvo que morir ayer para estar vivo hoy; sin embargo, ese regalo le fue otorgado nuevamente y no deja de ser el más maravilloso que exista. Kurt Douglas.

Amigo lector: usted, ¿qué opina?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.