• Regístrate
Estás leyendo: Un gran discurso
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 22:37 Hoy

Cosmovisión

Un gran discurso

Jorge Reynoso M.

Publicidad
Publicidad

Hola: Soy Severn Suzuki y hablo por la Organización Infantil del Medio Ambiente. Grupo de niños de 13 y 14 años que intentamos lograr un cambio.

Queremos decirles a los adultos que cambien su forma de actuar. Lucho por mi futuro. Perder mi futuro no es como perder unas elecciones o unos puntos en el mercado de valores. Vengo a hablar en nombre de las generaciones por venir. Hablar en defensa de todos los niños hambrientos del mundo, cuyos llantos siguen sin oírse. Hablar por los miles de animales que mueren en el planeta porque no les queda ningún lugar a dónde ir.

Tengo miedo de tomar el sol debido a los agujeros en la capa de ozono, y de respirar, porque no sé qué sustancias químicas hay en el aire. Ahora oímos que los animales y las plantas se extinguen cada día. Y todo esto ocurre ante nuestros ojos y seguimos actuando como si tuviéramos todo el tiempo y todas las soluciones.

Soy una niña y no tengo las respuestas, pero sé que ustedes tampoco. No saben cómo regresar los salmones a aguas no contaminadas, ni cómo rescatar un animal extinto, ni pueden recuperar los bosques que antes crecían donde ahora hay desiertos. Si no saben cómo arreglarlo, por favor, dejen ya de romperlo.

Piensen que todos somos parte de una familia formada por cinco billones de miembros, y todos compartimos el mismo aire, agua y tierra. Sé, que todos estamos juntos y debemos actuar como un único mundo tras un único objetivo.

Compramos y despilfarramos tanto, y no compartimos con los más necesitados. Pensemos en los niños que el lugar donde nacen, marca la diferencia: Niños que viven en las favelas de Río; niños muriéndose de hambre en Somalia; víctimas de la guerra en Oriente Medio o mendigos en India.

Si el dinero gastado en guerras se utilizara para acabar con la pobreza y buscar soluciones medioambientales, la tierra sería un lugar maravilloso.

Nos capacitan, nos enseñan a no pelear, a arreglar las cosas, a respetarnos, a no herir a otras criaturas y a compartir. ¿Entonces por qué afuera se dedican a hacer las cosas que nos dicen que no hagamos?... Adultos, si en verdad nos quieren, hagan que sus acciones reflejen sus palabras. Gracias.

Amigo lector, ¿qué opina?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.