• Regístrate
Estás leyendo: ¡Rodeado pero no vencido!
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 17:32 Hoy

Cosmovisión

¡Rodeado pero no vencido!

Jorge Reynoso M.

Publicidad
Publicidad

Sabremos si nuestra actitud está en el carril apropiado cuando seamos como el modesto hombre de negocios, cuya tienda de ropa estaba amenazada con desaparecer.La tienda de una cadena nacional se había instalado allí y había adquirido todas las propiedades de su manzana. Este hombre muy particular, se rehusó a vender. “Muy bien, entonces construiremos a su alrededor y lo sacaremos del negocio”, le dijeron los competidores.Llegó el día cuando el pequeño comerciante se encontró encerrado, con una nueva tienda departamental rodeando por ambos lados a su pequeño negocio.

Los cartelones de los competidores anunciaban: ¡Gran inauguración!El comerciante puso un cartel a todo lo ancho de su tienda que decía: Entrada principal. Los grandes líderes surgen cuando ocurren las crisis. En las vidas de las personas que triunfan vemos repetidamente terribles problemas que les fuerzan a levantarse por encima del promedio común. No sólo encuentran las respuestas más adecuadas, sino que descubren un tremendo poder dentro de sí mismas.Como el agua subterránea produce olas muy adentro en el océano, esta fuerza interior explota en una poderosa onda cuando las circunstancias parecen superarse. Entonces transpone el límite el deportista, el autor, el estadista, el científico o el hombre de negocios.Se dijo “Hay mucha seguridad en el cementerio; anhelo las oportunidades”. Siempre hay una salida frente a las crisis de la vida. La clave para encontrar la puerta de salida está siempre en nuestra actitud... ¿Cuál es ahora su actitud? Autor anónimo. Amigo lector, cierto que los problemas forman parte de la vida, cuando las cosas no vayan bien, antes que perder la calma, asienta que con su esfuerzo lo único que pueda pasar es que su horizonte mejore; que si se siente derrotado y con el corazón apagado... no habrá ayuda que le valga. No se deje derrotar, vea el mundo desde otra perspectiva.

Encuentre el lado bueno de la vida; identifique oportunidades donde otros solo ven dificultades; convierta los problemas en retos y visualícelos como oportunidades de de crecimiento... y de aprendizaje. Convénzase que que las grandes ideas sin actitud no fructifican y que más importante que cualquier situación a confrontar, es la actitud que elija para hacerle frente, porque de ésta dependerá el resultado deseado.Y si lo único que depende de usted son sus propias acciones, que no lo mortifiquen las que los otros hagan. Avance, buscando nuevos caminos y extrayendo lo mejor de cada una de sus vivencias. De usted depende, consciente que su actitud lo engrandece o lo destruye... ¡Encuentre su razón de ser! Reconozca que la vida es una cuestión de actitud... y no de suerte, de trabajo arduo y no de azar, de responsabilidad propia y no de ajenos. ¿Usted qué opina?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.