• Regístrate
Estás leyendo: Las hojas de mi árbol
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 16:16 Hoy

Cosmovisión

Las hojas de mi árbol

Jorge Reynoso M.

Publicidad
Publicidad

Existen personas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestrocamino. Algunas recorren el camino a nuestro lado, a otras apenas las vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos.Cada hoja de un árbol caracteriza un amigo. Los primeros que nacen del brote son nuestros amigos padres, que nos muestran que es la vida.

Luego vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros. Luego conocemos a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.El destino nos presenta más amigos que no sabíamos que se cruzarían en nuestro camino. A unos los llamamos amigos del alma. Son sinceros y verdaderos. Saben cuando no estamos bien y lo que nos hace felices. A veces uno de ellos estalla en nuestro corazón y da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios y saltos a nuestros pies.

Hay amigos por un tiempo, unas vacaciones, unos días o unas horas y amigos distantes, que están en la punta de las ramas y cuando el viento sopla aparecen entre una hoja y otra.El verano se va, llega el otoño y perdemos algunas de nuestras hojas. Unas nacen otro verano y otras permanecen muchas estaciones. Pero somos felices sabiendo que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz.

Cada persona que pasa en nuestra vida es única. Siempre nos deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá las que se llevan mucho, pero no las que no nos dejen nada. Esta es la mayor responsabilidad de la vida y la prueba de que dos almas no se encuentran por casualidad. Jorge Luis Borges.

Amigo lector, dicen que los ángeles habitan en el cielo, pero también viven en la tierra y están con nosotros, siempre dispuestos a ayudar sin esperar ni pedir nada a cambio. Ángeles de carne y hueso, con apariencia de padres, hermanos, familiares y amigos, y hasta desconocidos que venturosamente se cruzan por nuestro camino en el momento justo para guiarnos. Siempre ahí, sensibles a nuestro dolor y preocupaciones. Siempre ayudándonos a entender que para llegar a la orilla, ni el pasado nos daña ni el futuro nos condiciona... que la vida es actitud y es presente. ¿Qué opina?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.