• Regístrate
Estás leyendo: Las cuatro leyes de la espiritualidad
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 11:16 Hoy

Cosmovisión

Las cuatro leyes de la espiritualidad

Jorge Reynoso M.

Publicidad
Publicidad

1. La persona que llega a su vida siempre es la persona correcta:

Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Nadie llega a nuestra vida por casualidad. Siempre nos deja un poco de sí y se lleva un tanto de nosotros. Habrá los que se llevan mucho, pero no quien no deje nada.

Todas las personas que nos rodean están ahí por algo, y todas, sin excepción, tienen algo bueno y/o malo que decirnos.

Todo en la vida suma. No desestimemos ningún aprendizaje. Tengamos siempre una buena disposición hacia los demás.

2. Lo que sucede es lo único que podía haber sucedido:

Somos una casualidad llena de intención. Nada de lo que nos acontece podría haber sido de otra manera. Desde que pasó lo que pasó ya es lo único que podía haber pasado.

Nos acostumbramos a pensar en lo que podría haber sido, en crear situaciones hipotéticas en las que actuaríamos de otra manera y, como consecuencia, obteníamos otro resultado.

Conscientes que cada cambio genera situaciones impredecibles, aceptemos lo que sucede; que lo hecho, hecho está y que cada una de nuestras decisiones genera una cadena secuencial de acontecimientos que marcan nuestro camino.

No se amargue con lo que pudo haber hecho y no hizo, comprenda que no puede hacer una maratón si antes no caminó, y no pudo caminar si antes no gateó. En definitiva, nadie puede evitar dar los pasos necesarios en la vida.

3. Cualquier momento en que “algo” comience es el momento correcto:

No espere que llegue el momento perfecto... Tome el momento y hágalo perfecto.

Lo que comienza siempre lo hace en el momento adecuado, ni antes ni después. Lo nuevo en nuestra vida aparece porque nosotros lo atraemos. Si entendemos eso, aceptaremos que cuando la vida pone algo en nuestro camino, es para atenderlo.

4. Cuando “algo” termina... termina:

Deje fluir, no se aferre a nada ni a nadie, todo en nuestra vida tiene su momento y un porqué.

Solemos estar atados a un sinfín de historias y de emociones. Decir adiós duele, pero cuando algo termina, mantenerlo a nuestro lado genera un gran malestar.

Soltar y seguir adelante es la mejor opción para enriquecerse y para no sufrir. Filosofía hindú.

Amigo lector, usted ¿qué opina?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.