• Regístrate
Estás leyendo: El que sabe... sabe
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 09:44 Hoy

Cosmovisión

El que sabe... sabe

Jorge Reynoso M.

Publicidad
Publicidad

Muchas veces es un gran error juzgar el sueldo de alguien tan solo por el trabajo que realiza. Esto se demuestra claramente en el caso del ingeniero que tenía que arreglar una computadora. Pero no cualquier computadora, sino una de las computadoras más avanzadas del mundo, una colosal máquina con una gran capacidad de procesamiento. Una máquina increíble. Su construcción había costado miles de dólares y hasta tenía una cámara de refrigeración propia. En fin, una gran computadora. Hasta que dejó de funcionar...

Fácil es suponer la angustia de todos cuando se enteraron que la computadora tenía fallas... ¡Una máquina millonaria que no servía para nada! Así que optaron por llamar al mejor técnico del país.

- No sabemos exactamente qué le ocurre a la máquina, señor, sólo sabemos que nos ha costado más de 300,000.00 dólares el sólo ponerla a funcionar, y nadie aquí, esperábamos que al año dejara de funcionar. - No se preocupe, déjeme unos minutitos que ya veremos lo qué le ocurre.

- ¿Le importa si me quedo con usted mientras? Comprenda que en esta área no puedo dejarlo solo. - Como guste, realmente no me molesta.

- ¡Aquí está el error! ¡Sabía que debía ser algo así! Mire, éste tornillo del cuerpo B en el ala delta no estaba bien apretado, por eso la computadora fallaba, ya lo apreté, así que ya debe funcionar perfectamente.

- ¡Increíble! ¡Funciona! ¡Muchas gracias! Temíamos que fuera algo muchísimo más grave y no poder permitirnos el arreglo. - Ya ve... era sólo eso. - Realmente es cierto lo que dicen, es usted el mejor. – Muchas gracias señor.

Pasados los halagos, la empresa pasó a hacerse cargo de los gastos. - ¿Cuánto le debemos? - $10,000 dólares. - ¿QUÉ? ¡No puedo creer lo que me está diciendo! ¡$10,000 dólares por apretar un tornillo! Le exijo que me entregue una factura detallada donde justifique semejante monto y con gusto se lo pagaremos. El ingeniero aceptó el trato y abandonó el recinto. Al día siguiente, a la empresa llegó la siguiente factura detallada:

1) Apretar un tornillo: $1.0

2) Saber qué tornillo de entre millones apretar: $9,999.0. Autor anónimo.

Amigo lector, no cabe duda: El que sabe... sabe. Usted ¿qué opina?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.