• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 05:06 Hoy

Cosmovisión

Cuando todo vaya mal recuerde que:

Jorge Reynoso M.

Publicidad
Publicidad

El dolor es parte del crecimiento.

Asienta que no hay dolor que no venga acompañado de una buena enseñanza; que por caer una vez durante una lucha, significa que esté derrotado; que hay dos tipos de dolor, el dolor que duele y el dolor que nos cambia... nunca ruede en la vida sino resista en ella.

Todo en la vida es temporal.

Consciente que un equilibrio no es eterno, si las cosas van bien, disfrute de ellas, que de igual manera, cuando vayan mal, tampoco serán para siempre. Después de una negra noche, siempre llegará el amanecer. Aproveche cada segunda oportunidad. Tome lo mejor de cada día y lo demás... déjelo pasar.

Preocuparse y quejarse no cambia nada.

Quienes se quejan constantemente nunca logran nada. Siempre será mejor tratar de hacer algo grande y fracasar, que no hacer nada y tratar de tener éxito. Cambiar significa no mirar atrás ni arrepentirse de lo hecho. La realización llega cuando uno deja de quejase y empieza a agradecer por todos los problemas que no tiene.

Sus cicatrices son el símbolo de su fuerza.

No se avergüence de las cicatrices que la vida le ha dejado, ni permita que éstas lo conviertan en su rehén o que llenen su vida de miedos. Vea sus cicatrices como un signo de fortaleza y no de dolor. Una cicatriz significa un dolor que ya se sano, una lección aprendida... el tatuaje de un triunfo.

La negatividad de otras personas no es su problema.

Sea positivo cuando la negatividad lo rodea. No deje que la amargura de otro cambie su ánimo. No tome las cosas demasiado personales, que aunque parezca serlo, rara vez la gente hace cosas por usted, las hacen por causa de ellos mismos. Es mejor preocuparse por sí mismo, antes que preocuparse por lo que los demás puedan pensar.

Lo mejor que puede hacer, es seguir adelante.

No permita que una dura prueba endurezca su corazón, recuerde que las mejores lecciones se aprenden en los peores momentos y se conciben en los más grandes errores. Autor anónimo.

Amigo lector, acepte que la felicidad no es la ausencia de problemas, sino la capacidad de lidiar con ellos. No se estrese por lo que no puede cambiar, procure crecer cada día y no se olvide de reír. Usted, ¿qué opina?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.