• Regístrate
Estás leyendo: Nuevas rendijas políticas
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 12:53 Hoy

Cartas de América

Nuevas rendijas políticas

Jorge Luis Fuentes Carranza

Publicidad
Publicidad

Parece que un poco más nos acercamos a una pluralidad política sacada del enojo ante los políticos y no de la disposición consciente de éstos por anteponer sus miserables prebendas de hoy, al futuro de su país. Está claro que como hace 20 años, cuando las fuerzas entonces democráticas de la oposición tuvieron que pasar por sobre los intereses de los priistas enquistados y rehaceos a dejar sus cuotas para dar un avance, ahora las nuevas formas democráticas tendrán que pasar por sobre éstos partidos para continuar el insipiente proceso democrático del 7 de junio.

La farsa tranquilidad vivida el día de la jornada electoral gracias a una tramposa oferta al magisterio que de inmediato su contraparte empresarial paró, está generando y generará además de mucho costo económico (que es como operan la política), que los demonios sociales engendrados por la incapacidad gubernamental y la ceguera de la clase empresarial, sigan ahí amagando un día sí y otro también con tronar lo tronado: nuestro sistema educativo.

Y entre la CNTE y Claudio X. González -unos desde las calles y otros desde los restaurantes de lujo- Enrique Peña y sus operadores de “acuerdos”, no podrán hacer que la educación en México inicie de verdad.

Mientras, se conformarán con endulzar los oídos del Bronco para que no haga desajustes; con sus apéndices legislativos harán grandes reformas estructurales que complementarán a las actuales mientras la minoría de Morena les escupe verdades sólo para el anecdotario de la Gaceta Parlamentaria o para nutrir el pecho de sus ya convencidos mirones desde el YouTube.

Entre tanto, la rendija se irá haciendo cada vez más grande de tal manera que permitirá, como lo hizo ya, el paso de personalidades que ya vieron la oportunidad y la posibilidad de ganarle a los partidos, sin allanarse ante ellos.

Otros tantos encontrarán camino en el personal sendero de AMLO, que parece, dentro del esquema hecho, el menos dañino; pero que sin embargo, está distante de agrupar una nueva mayoría nacional ahora y de sólo ofrecer logros geográficamente segmentados; y de lograrlo, habrá que ver si defenderán ese triunfo sólo en los medios y en las plazas, o con una estructura electoral de defensa del voto, que, el desde ahora abanderado se ha negado a formar con la misma vehemencia con la que hace muchas otras maravillas políticas.

Y, retomando la repetición de la historia en donde fue la izquierda de entonces la que consiguió abrir el sistema, son los ciudadanos de ahora los que están brindándose la oportunidad de su propio ingreso en los asuntos públicos; es por ello que habrá que estar muy atentos para que no se repitan los procesos, como aquel, en donde nadie supo para quién trabajó, o más bien, fue muy claro: para Vicente Fox y su corte de rapiña.

Durante los procesos estatales que veamos en 2016 y 2017 habrá que seguir a los candidatos que se digan independientes, y sobre todo, estar muy atentos de los que con ese mote, busquen sembrar para nuestra estupidez, los poderes fácticos.

Ya que como con el Partido Verde, en donde la inmediatez de unos cuantos diputados para el régimen fue más importante que preservar para un futuro mejor lo que quedara del INE; podrán engendrar con facilidad y control del auditorio a un gigante de lodo listo para aventar su propio ser a la fuerza que le sea indicada, con tal de mantener un sexenio más el monopolio de la explotación nacional.

Que el derrumbe de la popularidad de Peña no nos confunda, así como fue hecho, puede ser desechado; marcar distancia y volver a generar expectativas irracionales ha sido el principal atributo del régimen desde las últimas candidaturas independientes en los años treintas y cuarentas.

En tanto, sigamos de cerca lo importante y preocupante que hizo perder de vista la pasada elección: seguimos viviendo en un país con guerra civil de facto.

Mientras no se establezca claridad sobre los asesinatos de Ayotzinapa y los maestros sigan en las calles y delincuentes oficiales y no formales continúen matando pobladores con total impunidad, con la mirada cómplice por acción y omisión de la clase política, no habrá rendija o puerta abierta de par en par que valga.

Por ello, como meta ciudadana para 2018, debiese establecerse una especial atención a los riesgos mencionados con la rendija que se abrió para que no sea utilizada por la misma gata, pero revolcada, y quedemos como ahora después de una elección, sólo con una rendijita más abierta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.