• Regístrate
Estás leyendo: De mal en peor
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 18:21 Hoy

Cartas de América

De mal en peor

Jorge Luis Fuentes Carranza

Publicidad
Publicidad

Siempre escuchamos a quienes son mayores decir que en sus tiempos “las cosas eran diferentes”, que “el mundo va cada vez peor”, que “en dónde vamos a parar”. Pues sí, así están las cosas, el mundo está cada vez peor. Veamos.

A pesar de no tener una sangrienta guerra que cada día nos entere de las vidas perdidas de uno u otro bando, si somos informados de noticias igualmente desgarradoras: BokoHaram, un grupo terrorista creyente del islam, secuestró a 276 niñas en Nigeria hace más de un mes sin que nadie pueda rescatarlas ni siquiera los equipos altamente tecnificados y con la mejor inteligencia del mundo de los Estados Unidos. El futuro de las niñas según los secuestradores convencidos de la verdad de su misoginia será la esclavitud como servidumbre o para “favores sexuales”.

Y en un viaje de vuelta al tiempo vemos como Rusia, después de haber dormido pacientemente mientras se presentaba la mejor oportunidad, está ahora de vuelta bajo la coyuntura de la debilidad y dependencia europea de sus recursos naturales y de la capacidad pragmática China para aliarse con ellos en un intercambio que no les causa sonrojo de venta de gas por apoyo geopolítico contra occidente. Con un líder cínicamente mentiroso que prohíbe la divergencia por mínima que sea de sus habitantes so pena de cárcel, el país más extenso del mundo va de la mano del autoritario y perpetuado en el poder presidente Vladimir Putín a la extensión de sus fronteras con Europa, sin que los Estados Unidos y mucho menos Europa, puedan hacer algo más que declaraciones llenas de adjetivos.

Y qué puede hacer una Europa reducida financieramente al desempleo, una Europa cuyo sueño de integración y cooperación multinacional se cayó junto con los especuladores financieros alemanes con ganancias millonarias en Grecia o España. Naciones que tienen índices de desempleo juvenil impresionantes: 61.5% en Grecia, 56% en España y 52% en Portugal. Con ello, abonan buena parte de los 26 millones de eurodesempleados.

Para acabarla de amolar, la gran ganona de la debacle unificadora Europea es la extrema derecha que hace diferencia de la izquierda que se corre al centro, ésta derecha se corre a la derecha de la derecha y consigue con un buen aporte de demagogia y otro tanto de inteligencia, que los más pobres y desfavorecidos por la crisis, vean en una derecha tan radical como la del Frente Nacional de Francia dirigido por Marine Le Pen, la oportunidad de regresar a sus antiguos estados de bienestar conquistados a pesar de la derecha por ésa izquierda que se perdió en el abismo de la moderación social demócrata.

Tanto así que Ignacio Ramonet nos anticipa con su artículo para el LemonDiplomatique de mayo que tendrán muchos eurodiputados después de la elección de mañana 25 de mayo (¿Por qué sube la extrema derecha en Europa? http://goo.gl/8yosC1). Que en su avance se proyecta que pasen de 47 a 71 eurodiputados de las filas de partidos ultraderechistas como: Partido por la Independencia del Reino Unido, UKIP; Verdaderos Finlandeses; Partido Nacional Eslovaco; Partido del Orden y la Justicia de Lituania; o el ¡Partido Nacional-Demócrata de Alemania!

Dejaron atrás, nos cuenta Ramonet, “con la intensión de “desdiabolizar” su imagen, ahora abandonan también la ideología del odio y adoptan un discurso variopinto y radical de rechazo al sistema… de defensa de los “blancos pobres””. Quienes se ven amenazados por la inmigración, la perdida de identidad y de valores, y por supuesto, por el islam.

Y mientras Europa se pierde en la deriva de la debacle económica, Barack Obama desea que los dos años que le restan de su segundo periodo terminen cuanto antes. La reforma migratoria pasó a ser una batalla perdida más para él, que como otras tantas (sistema universal de salud o la neutralidad de la red) dejó perder sin el menor ánimo de continuar con una carrera tan brillante como la que tenía de senador y más aún de candidato, como presidente finalmente claudicó. Y su lugar, en el mejor de los casos será ocupado por la primera mujer presidenta, casi tan derechista como la antes citada francesa de los pobres.

Ya para concluir las malas noticias, mañana también habrá elecciones en Colombia, presidenciales. Y ningún candidato de los dos punteros es de izquierda, así que mañana será como en la final del futbol de México en la que seguro ganaba el mismo grupo empresarial. Mañana en Colombia, seguro gana la derecha. Sin embargo hay mucho en juego: La Paz. Por ello, ojalá que gane Santos. Aunque duela escribirlo.

luentes@gmail.com

Twitter: @Luentes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.