• Regístrate
Estás leyendo: Dos de suadero
Comparte esta noticia

Agua de azar

Dos de suadero

Jorge F. Hernández

Publicidad
Publicidad

Bastan dos de suadero —con un poco de jardín y cebollita picada, salsita al gusto y un toque de mugre— para volver a creer en la grandeza de México. Dos de suadero y sin duda seremos campeones en el próximo Mundial y una beibi de Neza ganará el Miss Universo, antes de que el movimiento feminista lo clausure definitivamente; dos de suadero con salsa borracha o sobria y desaparecen los imecas en el alma y se respira el aire puro del Ajusco en tandas de nubes blancas que ya nada tienen que ver con el capelo de estiércol que se respira en el valle de lágrimas del exDF desde que el águila se posó en el nopal para heredarnos el único escudo nacional donde un animal se come a otro.

Así de sencillo la tenían los redactores del VI Informe de uno de los peores gobiernos que ha tenido México: bastaba con enrollar dos tortillas bien compactas (y no las miles de cuartillas vomitivas),
tomar de la olla hirviente la carne más jugosa de suadero puro (eso que llaman entrecarne en otros lares) y esparcirla bien picadita sobre el círculo de las tortillitas… ¡ah, pero no! ¡Tenían que escribirle al autómata un mamotreto más de mentiras, tan falsas como antojito de Taco Bell, para que el maniquí engominado babeara una vez más sobre la corbata del nudo horrendo la pura fantasía de unos supuestos logros, la falsa culpa de sus gasolinazos, la resignación de su estruendoso fracaso electoral, la derrota ante los grandes capos del crimen organizado (extradición incluida). Falso Informe de pura pacotilla con puesta en escena, lacrimógena (tatuajes de las nenas incluidos) y esa tropa al filo del desempleo que siguen agarrados a su hueso con frases como Jamás hay que perderle el respeto al C. Presidente con Mayúsculas y tres veces H.

Con dos de suadero, bien servidos, se podría sustituir la hipocresía y el descarado mutis ante la larga cola de una casota blanca (que da pena ajena por su valor en dólares, su falta de libreros y su nula capacidad para volverse hogar) y el ominoso silencio ante los miles de desaparecidos y los miles de muertos y las cuentas pendientes y los robos simulados y los contratos amarrados y las gasolineras extranjeras en pleno Eje Lázaro Cárdenas y el humillante servilismo con el que se recibió a Donald J. Trump ofreciéndole tribuna para que nos mentara mejor la madre y la vergüenza telenovelera de una Dama Primera regañándonos a través de YouTube con el intento baladí de convencernos de que su carrera artística de veras vale millones.

¡Ay, qué birria de Informe y de sexenio que languidece a cada minuto en la medida en que el Presidente Electo parece opacarlo! No recuerdo una cargada o relevo instantáneo ni lánguida lambisconería de condescendencia para un Presidente saliente, una caballada tan desatada que incluso ha suscitado falsos rumores: que si el entrante ya dicta censura en los diarios (que han tenido que recortar presupuestos, no por motivos ideológicos, sino porque se acaba el chayote institucional) o que si el entrante ya dicta cuadrículas extrajudiciales para delincuentes de oropel y no recuerdo un final tan patético para un errático personaje que se equivoca hasta en los nombres de la geografía, los minutos faltantes, los nombres propios y la historia patria. ¡Vaya birria, en vez de por lo menos dos de suadero!

Un fantasma recorre México: el fantasma de una legión de taqueros y obesos que llevamos afilados los machetes y la lengua para cobrar por lo menos en la conciencia la oprobiosa indigestión de un gobierno absolutamente fallido. ¡Suadereros de México, uníos! Cantemos la Cuarta Internacional al Pastor con cebollitas preparadas y un buen chicharrón de queso, para por lo menos preparar así la llamada Cuarta Transformación que se nos viene encima sin sal de uvas y rezar para que el Consejo de Ancianos le atine a los campechanos con salsa, esos que llevan de todo y chicharrón como si nada. Con el alivio de que le quedan pocos meses oficiales al bodrio de banquete que nos sirvieron como si fuera manjar de gobernadores, despidamos con un eructo y una sonora flatulencia la indigestión de esta malograda gestión del Ejecutivo.

jorgefe62@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.