• Regístrate
Estás leyendo: Dios nuestro ¿Por qué nos has abandonado?
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 23:50 Hoy

Trampantojo

Dios nuestro ¿Por qué nos has abandonado?

Jorge Fernández Acosta

Publicidad
Publicidad

El tipo es un personaje de la más baja ralea. Es también un arribista que aprovecha cualquier resquicio de poder para crearse beneficios a costa del engaño y la traición. No tiene principios y su política es el pragmatismo oportunista. Cambia de piel y de color con base en su carencia de convicciones y abuso de conveniencias. Es un patán.

Lo que acabamos de presenciar –su deslinde– pone en evidencia toda su protervia y nos da muestra de su falta de valores. Es inadmisible e inaceptable que se mofe de nosotros de tal modo y haga escarnio de la democracia, a la cual ha hecho jirones. Es un cínico sin escrúpulos que ha convertido el agandaye en su estrategia favorita y ha tergiversado la política a su versión más acabada de la infamia. Es un personaje NON GRATO y poco confiable para la mayoría de los jaliscienses que no le damos crédito a su discurso banquetero y a sus actos altaneros y prepotentes.

Creador de sofismas y falacias, es un encantador de serpientes que se ha encargado de dilapidar la esperanza y ha conseguido engatusar a más de uno para que le crean sus atrocidades. Es un pendenciero capaz de vender su alma al diablo para cumplir con sus caprichos. Ha vendido nuestra riqueza patrimonial y ha destrozado nuestras ilusiones por alcanzar el desarrollo armónico. Es un impostor que juega el juego de las argucias y los desencantos con magistral desfachatez. Es capaz de generar caos y presentarse como el prestidigitador todopoderoso que todo lo resuelve a sabiendas de que lo que hace es puro efecto y nada de esencia ni de sustancia: Obras de relumbrón y mala factura, carísimas y mal planificadas. Y, lo mejor de todo, es que ha construido un imperio legaloide sustentado en la ambición desmesurada por colocar sus intereses personales y de otros particulares como prioridad antes que el bien común.

En el recuento de los daños tenemos sus falsas promesas y el constante vituperio de sus exabruptos y alardes: Las torres chuecas que nos heredó como prueba tangible de su desinterés por el cabal y pleno cumplimiento de la ley. El caso ICONIA y la venta -como robo en despoblado- de bienes de la comuna que nos pertenecen a todos… El Deán, el registro civil, Marsella, la Coplaur y el bosque en arboledas del sur, a cambio de irrisorias contraprestaciones que nada compensan, ni mitigan ni indemnizan al erario y si se traducen en prebendas y beneficios al interés particular para hacer negocios privados con los bienes públicos.. y qué decir de las calandrias, las inundaciones, la rampante inseguridad, los planes parciales y los golpes anímicos contra la gente y el bienestar.

En mala hora quedará al frente de los destinos de esta tierra pródiga. Dios nos tenga en su regazo y nos proteja del demonio feroz que asecha con piel de corderito. No es necesario nombrarlo para saber de quién se trata. Esta es tan sólo una advertencia y una súplica para que tomen sus precauciones y providencias. Estén atentos, serán tiempos de zozobra e incertidumbre y manténgase alerta: Estaremos en manos de la peor de las expresiones de la perversidad antidemocrática. Es un ladrón que nos ha quitado el sueño y ha secuestrado la tranquilidad, nos ha robado todo y va por más, no tiene llenadera y está enfermo de poder. Es nefasto. Pobre Jalisco, tan cerca del tequila y tan lejos de la gracia divina. Dios nuestro ¿Por qué nos has abandonado?

jfa1965@gmail.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.