• Regístrate
Estás leyendo: ¿Y yo porqué?
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 21:31 Hoy

Todoterreno

¿Y yo porqué?

Jorge Alonso Guerra

Publicidad
Publicidad

El pasado fin de semana en el juego de futbol Santos contra Tigres, quedó evidenciada la falta de una verdadera capacitación a los elementos policíacos de Torreón. Pues en eventos de esta magnitud donde los ánimos se exacerban, se debe contar con un protocolo a seguir, no solo cuando empieza la gresca, sino una verdadera estrategia, previniendo que suceda una desgracia, es decir, las porras o barras que apoyan al equipo visitante se les otorga protección antes y después del juego.

Se les debe autorizar la salida del estadio hasta que la gente local se haya retirado tanto del estadio, como del estacionamiento, pues al permitir salir a ambos grupos antagónicos al mismo tiempo, se exponen ocasionar batallas campales como la ocurrida.

En cambio, cuando se trata de un ciudadano, que realiza sus ejercicios ya sea caminando o corriendo por las calles de Torreón, algunos elementos policíacos, lejos de proceder conforme a los estándares de una revisión de rutina, correcta y amable, intimidan a la persona con majaderías, amenazas y golpes, y hasta lo acusan de ser un delincuente, sin tener absolutamente ninguna prueba al respecto, mucho menos haberlo encontrado en flagrante delito, como le sucedió recientemente a Eduardo EL GUAYO Valenzuela, caricaturista especializado en cartones políticos.

Si bien es cierto, que los policías agresores del GUAYO, fueron sancionados con una suspensión de labores por dos meses nueve días y con solo el 30% de su remuneración como subsistencia, además de un apercibimiento público, en la resolución emitida por la Unidad Especializada de Asuntos Internos del Municipio, en ningún momento se solicitó que las fuerzas policíacas deban ser capacitadas debidamente, para cumplir con los protocolos que deben desempeñar al tener contacto con los ciudadanos y saber actuar en eventos como el sucedido en el estadio de futbol la semana pasada, donde a nivel nacional e internacional la policía de Torreón fue objeto de escarnio de comentaristas deportivos.

Otrosí digo: Cabe hacer mención que dada la agresión policíaca física y verbal, que fue objeto el GUAYO Valenzuela, se solicitó una disculpa pública del Director de la policía de Torreón, mismo que se negó y además justificó a los elementos de haber actuado conforme a los derechos humanos, no obstante que dichos oficiales, aceptaron haber cometido los señalamientos expresados por el quejoso. Ahora la disculpa pública se pedirá a su superior jerárquico. El Alcalde. Falta que diga… ¿Y yo por qué?


jorge_alonsoguerram@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.