• Regístrate
Estás leyendo: Pozos de absorción en parques
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 00:04 Hoy

Todoterreno

Pozos de absorción en parques

Jorge Alonso Guerra

Publicidad
Publicidad

Ante las primeras lloviznas, que recibimos en la zona conurbada de la Región Lagunera, las principales calles y avenidas se anegan. Y no se diga, cuando las autoridades se justifican etiquetando las lluvias como “atípicas”. Cuando eso sucede prácticamente la ciudad se paraliza.

Si bien es cierto, en esta Región las lluvias son escasas, pero cuando cae una precipitación pluvial aun leve, muchas colonias son inundadas, no solo en sus calles, sino hasta la cocina llega el agua, incomunicando a los colonos, ocasionando daños materiales y ausencia laboral.

Uno de los proyectos largamente anhelado por los laguneros (sin laguna, solo cuando llueve) y prometido campaña tras campaña política, es el drenaje pluvial. Pero una vez que son autoridad, ni te veo, menos te conozco.

Este problema de inundaciones en la zona conurbada, no solo ocurre en esta Región, ciudades como Juárez Chihuahua también lo padecen, pero allá, están exigiendo pozos de absorción en cada colonia, es decir, los parques son habilitados para tal efecto, sin perjudicar su ecología. Y en las colonias de nueva creación los promueven como garantía de que no se va inundar su comunidad. Aquí se debiera exigir por ley.

Los pozos de absorción, ya se conocían desde la época de los romanos, etruscos y griegos, los llamaban impluvium, para captar y almacenar agua de lluvia en sus viviendas, pero también para evitar que se anegaran las calles. En Torreón la primera colonia que lo implementó -y tal vez la única- fue Torreón Jardín, mismo que se encuentran en el parque de las ranas mejor conocido como lienzo del charro. La lluvia se canaliza a dicho pozo en forma natural, mediante un leve declive en las calles, almacenado el agua, la cual es absorbida, poco a poco, entre dos a tres días, además dicho liquido va directo a los mantos freáticos. Y mientras la mayoría de la ciudad esta anegada, en dicha colonia pareciera que no llovió.

El pozo de absorción debe tener entre 1.5 y 4 m de profundidad, pero nunca menos de 1.5 m, se puede recubrir con un material poroso o con piedras grandes y grava. Las piedras y la grava evitarán la caída de las paredes, pero dejarán espacio adecuado para las aguas de lluvia. En Torreón Jardín, además de cumplir con su función, es utilizado como cancha de fut bol y área verde. Dichos pozos de absorción serían una buena solución, ante futuras lluvias “atípicas” y el cambio climático que ya estamos viviendo.


jorge_alonsoguerram@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.