• Regístrate
Estás leyendo: ¿Por qué ganaba de “calle” el PRI?
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 17:56 Hoy

Todoterreno

¿Por qué ganaba de “calle” el PRI?

Jorge Alonso Guerra

Publicidad
Publicidad

Los tiempos cambian, las campañas políticas también. Hasta hace unos lustros, las campañas en México eran una verbena, o kermeses, pues las ciudades y pueblos, eran inundadas de publicidad (Chatarra) del candidato oficial en turno, no había poste de luz, teléfono, o arbotante, hasta semáforos que no estuviera pegado un cartel con engrudo, mismo que permanecía hasta el próximo sexenio, o campaña.

En las avenidas y bulevares, se colocaban unos tendederos de banqueta a banqueta, cada diez o veinte metros, con los logotipos de cada partido, destacando el PRI, por obvias razones, dando un espantoso espectáculo. Pero no conformes con ensuciar la ciudad de esa manera, utilizaban avionetas para lanzar miles de “volantes” desde el aire, provocando el regocijo de los niños en su sana inocencia. Aquí en Torreón en el cerro de las Noas apareció el apellido gigantesco del candidato presidencial del PRI, permaneciendo por años, ante la complacencia de las autoridades electorales de aquella época. Hasta hace poco tiempo en las carreteras de Coahuila, aparecían espectaculares venerando a un ex gobernador, con aspiraciones presidenciales.

No solo estos excesos se permitían, la ley los toleraba, se justificaban las autoridades electorales, lo que no está prohibido está permitido. También eran “invitados” los servidores públicos, bomberos y policías para instalar dicha propaganda utilizando los bienes del Estado y Municipio como escaleras de los carros de bomberos para colocar la publicidad del candidato oficial y las patrullas de vialidad, para desviar el tráfico mientras se hacían la maniobra los bomberos y policías.

Los burócratas eran obligados a asistir a mítines del candidato del PRI, en horas laborables y no laborables, so pena de perder su trabajo por no asistir. Fue la Ley Federal Electoral expedida el 5 de enero de 1973 la que se ocupó por primera vez de la propaganda electoral en su capítulo VI, artículo 40. Y conforme cambian los tiempos la ley electoral se va adecuando, pero también las triquiñuelas aparecen con cada prohibición, si existe el veneno surge el antídoto.

Otrosí digo.

Alguna vez Muhammad Alí visitó a un niño con cáncer terminal, y le dijo,” tú vences al cáncer y yo venceré a George Foreman” Después se enteró que el niño empeoraba y lo volvió a visitar, Alí le recordó su trato. El niño le replicó. “No… Yo ya me voy con Dios, y le diré que ya te conocí”. Q.E.P.D. Alí. Se llamaba, entonces, Cassius Marcellus Clay Jr.


jorge_alonsoguerram@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.