• Regístrate
Estás leyendo: Nadie te hace daño hasta donde tú lo permitas
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 08:23 Hoy

Todoterreno

Nadie te hace daño hasta donde tú lo permitas

Jorge Alonso Guerra

Publicidad
Publicidad

Para una personita muy especial,

en su octavo cumpleaños. T.E.M.


Nadie te hace daño hasta donde tú lo permitas. Decía Anthony De Melo S.J, en sus libros y conferencias magistrales, que narraba con ingeniosos relatos que invitaban a la reflexión y algunas veces a la risa.Explicaba. Se cuenta que un discípulo que acudió cierta vez con su maestro, y éste le pregunto: ¿Para qué viniste aquí? Vengo a obtener la libertad maestro.

Oh ¿la libertad? Inquirió el maestro. Aja. ¡Ve y averigua quien te ha atado! El discípulo se fue y medito durante una semana. Luego regreso y dijo: Nadie me ha atado.

¿Y para que quieres entonces la libertad? En ese instante los ojos del discípulo se abrieron y logró la libertad, logró la liberación.Concluía, Tony De Melo, si ya era libre, ¿Por que buscaba la libertad? Tú no lo entiendes porque te has atado a muchas cadenas imaginarias. John Lennon, dijo una frase maravillosa: “La vida es algo que nos pasa mientras estamos ocupados en otra cosa.”

En realidad, la vida es algo que nos pasa mientras estamos sumamente ocupados en otra cosa. O peor aún, mientras estamos sufriendo toda clase de cosas.Tony De Melo decía. Piensa que estas en una sala de conciertos, cómodamente ubicado en tu butaca, en la obscuridad de la sala, escuchando una sinfonía y disfrutándola.

De repente recuerdas que te has olvidado de cerrar el automóvil. ¡Oh Dios! ¿Qué hacer ahora? No puedes salir, pues molestarías a los demás; ya no puedes disfrutar la música y estas atrapado en la disyuntiva. Ésta es la imagen de la vida para la mayoría de las personas: ansiedad constante.

Los problemas no existen en realidad. Solo existen en la mente humana. Tony exponía en alguna de sus conferencias, que en una tribu de África el método para aplicar la pena de muerte es el siguiente: Como los nativos no tienen la silla eléctrica ni usan la horca, aplican la muerte por destierro.

Si perteneces a la tribu y cometes un delito grave, eres desterrado.Y una vez leída la sentencia de destierro, en el lapso de una semana, la persona muere.

¿Morarías tú, si te aplicaran la sentencia? Yo no, y creo que tu tampoco. Podríamos sufrir, es cierto, si nos destierran, pero no moriríamos.

En cambio ellos mueren. ¡Pero no fue el destierro el que lo mato! Fueron sus creencias, su cultura, su adoctrinamiento, su programación. Nadie te hace daño, hasta donde tú lo permitas.

Decía Anthony De Melo.


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.