• Regístrate
Estás leyendo: Madres trabajadoras, hijos abandonados
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 18:36 Hoy

Todoterreno

Madres trabajadoras, hijos abandonados

Jorge Alonso Guerra

Publicidad
Publicidad

Las mujeres en estos tiempos son las que mueven la economía de muchos naciones, inclusive del mundo. Desde los puestos más modestos hasta los altos ejecutivos, sobresalen la fuerza laboral del sexo femenino. Por lo general, las labores asignadas a las mujeres son realizadas mejor y más rápidas que los hombres en puestos similares, con la salvedad, que a ellas se les remunera menos que al varón.


Si bien es cierto, que muchas mujeres casadas deciden trabajar, la gran mayoría es para proveer mejor sustento al hogar, pues un solo ingreso aportado por el hombre, en estos tiempos no es suficiente.


El que la mujer trabaje, representa un ingreso pecuniario considerable para el hogar, que se traduce en mejores bienes muebles, así como elevar el estilo de vida, en muchos aspectos. Pero también el ingreso de las madres al ámbito laboral, conlleva al descuido de los hijos y del hogar. Por muy buena remuneración que una mujer (Casada) reciba, no compensa el descuido en que puede exponer a sus hijos, pues en los primeros años de vida es cuando más requieren a la madre que es la que guía y está al pendiente de la familia.


En estos tiempos la gran mayoría de los hijos menores de 12 años, viven su infancia con progenitores ausentes del hogar por motivos laborales, mismos que solo los ven al amanecer y al ocaso del día. Durante esa ausencia de padre y madre, sobre todo de la madre, los infantes pueden caer en tentaciones como internet mal encausado o amistades nocivas, pues carecen de una rienda corta que por tradición fue la madre, la que se hacía cargo de los hijos y el padre de abastecer el hogar.


Por muy alta que sea la remuneración a la mujer -casada-, la convivencia con los hijos, como educación en el hogar, revisión de tareas, supervisión de amistades, vigilancia de redes sociales, así como las horas de llegar al domicilio y horas de consumir alimentos, en compañía de toda la familia congregada, y de diversión como salir al cine, o disfrutar juegos infantiles al aire libre, estos privilegios están por encima de cualquier sueldo, que se devengue. (Lo mejor de la vida, es gratis y en familia)


Si bien es cierto que un segundo estipendio, aportado por la esposa es muy bien recibido en el hogar, su precio es demasiado alto, pues no justifica el abandono -en muchos casos- de los hijos, que es lo más preciado y hermoso que tienen los progenitores, pues la familia es la célula base de la sociedad y si dicha célula se está disgregando poco a poco, el resultado es muy predecible. A este paso que vamos, los hijos terminarán en internados infantiles, donde los padres los visiten solo los fines de semana, si bien les va.


PD. Este escribidor tomará un respirito vacacional, mientras pasa el mundial y las elecciones presidenciales. 



jorge.alonsoguerram@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.