• Regístrate
Estás leyendo: Los aficionados también son clientes
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 13:00 Hoy

Todoterreno

Los aficionados también son clientes

Jorge Alonso Guerra

Publicidad
Publicidad

La semana pasada la Región Lagunera vivió el regocijo de ver coronarse por 5º ocasión al Santos Laguna. La alegría fue contagiosa aún para las personas que no son aficionados al fútbol. Con éste quinto campeonato del Santos, se revaluarán los bonos tanto del club, como de todos sus jugadores, principalmente aquellos que destacaron en la liguilla, es decir, el club saldrá muy beneficiado con este campeonato.Pero el triunfo no solo se debe a los jugadores, entrenador y directivos. No.

El triunfo se debió principalmente a los aficionados y fanáticos (Clientes) que no dejaron de apoyar a su equipo, porque el club es una empresa que se alimenta de sus afición, ya sea asistiendo al estadio o siguiéndolos por televisión.

Pero resulta que esos aficionados (clientes) en lugar de premiarlos los castigan, es decir, si el equipo pasa a la liguilla o disputa una final de campeonato los precios se elevan estrepitosamente, precios directos de taquilla y no se diga en la reventa (¿cómo le hacen los revendedores para apoderarse del boletaje?) ahí son palabras mayores, ante la complacencia o complicidad de club. Igual ocurre cuando es el día del club, pretextos sobran para incrementar los precios a costa de su fiel afición, que son sus devotos clientes que mantienen boyante el negocio y así les pagan.

Cuando por alguna razón es conveniente para los directivos de algún club vender la franquicia (ya nos pasó aquí con el club Torreón y Laguna) la ofrecen tranquilamente dejando con un palmo de narices a su afición. Argumentando que es una empresa y como tal se vende al mejor postor.

Tienen toda la razón como empresarios. Pero resulta que cuando les conviene sus “clientes” los convierten en fieles aficionados o fanáticos que manipulan para apoyar al club incondicionalmente, pero cuando le toca al “cliente” disfrutar de su devoción al equipo con su asidua asistencia al estadio se aprovechan de su fervor (casi guadalupano) subiendo precios descaradamente.

Lo menos que deben hacer dichos empresarios del fútbol es consentir a sus más asiduos clientes con entradas gratis o al 50% en la liguilla según su perseverancia.

OTROSÍ DIGO: Si el 50% de la muchedumbre que vitoreó al Santos se aplicara a reclamar lo mega deuda, otro gallo nos cantara.

Escrito está, al pueblo pan y circo.


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.