• Regístrate
Estás leyendo: La capacidad de asombro, es insuperable
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 05:01 Hoy

Todoterreno

La capacidad de asombro, es insuperable

Jorge Alonso Guerra

Publicidad
Publicidad

Cuántas veces hemos dicho que en esta época ya no tenemos capacidad de asombro. Que lo hemos visto todo. Craso error, pues con las herramientas electrónicas con que cuenta el ser humano en la actualidad, principalmente el internet, nos enteramos de personas increíbles que poseen cualidades asombrosas al otro lado del mundo, o inclusive hasta en nuestra propio país o ciudad.

La capacidad de asombro en la humanidad está en pañales. Aquél que diga que ya lo ha visto todo, está mintiendo. Algunos afirman que asombro e ignorancia son dos caras de la misma moneda ¡falso! porque el asombro es la puerta del conocimiento. En ocasiones, no es necesario extraer una conclusión, sino disfrutar el éxtasis que produce el fenómeno que nos asombra, o la expresión de un bebé al descubrir algo muy simple para nosotros, pero fantástico para ellos.

Herramientas como Whats App o YouTube nos muestran videos, de descubrimientos en medicina usando tecnología de punta, donde pacientes son intervenidas quirúrgicamente por robots, manipulados por médicos, a miles de kilómetros de donde se realiza la operación, o mega obras de ingeniería efectuada por maquinaria inimaginable que trabaja de día y noche venciendo el cielo, mar y tierra.

Que lo mismo construyen un mega rascacielos a mil metros de altura, con la tecnología más increíble, para hacerlos funcionar como una ciudad vertical, con todas las comodidades, sin necesidad de salir del edificio, o también una plataforma petrolera marítima, perforando a miles de metros bajo el agua extrayendo hidrocarburos, o igual enviando un satélite que conecta cientos de millones de celulares en instantes, entre miles de funciones más.

Esto sin mencionar gente con asombrosas habilidades en las artes, cultura, deportes, e infinidad de conocimientos más. Los juegos olímpicos, tanto de invierno como de verano son un ejemplo de las destrezas que el ser humano alcanza y supera diariamente, donde un récord olímpico o mundial es superado por milésimas de segundo.

Pero la verdadera capacidad de asombro, nos la brinda y regala la naturaleza, con su esplendor en las cuatro estaciones del año, disfrutando del reino vegetal, mineral, como animal. De día vemos con claridad la obra maestra de la naturaleza y de noche admiramos la bóveda celeste, millonésima parte del universo, que no es otra cosa que Dios en su máxima expresión.


jorge.alonsoguerram@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.