• Regístrate
Estás leyendo: La agresión policíaca al Guayo
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 00:24 Hoy

Todoterreno

La agresión policíaca al Guayo

Jorge Alonso Guerra

Publicidad
Publicidad

En mi columna anterior, comenté sobre la agresión policíaca que fue objeto Eduardo Valenzuela, mejor conocido como GUAYO. El Guayo es caricaturista especializado en política, donde sus cartones los dirige a los tres niveles de gobierno.

Después de dicha agresión, el Guayo presentó queja en La Unidad Especializada de Asuntos Internos, (Además de PGR y Derechos Humanos) dependencia encargada de sancionar a elementos policíacos. Una queja de esta naturaleza, debe ser resuelta en un plazo entre ocho a diez días máximo.

Pero resulta que la queja presentada por Eduardo Valenzuela, se ha prolongado por casi tres meses, pues a la fecha no se ha resuelto el fondo del asunto. Si bien es cierto, los elementos agresores reconocieron sus excesos en Asuntos Internos en contra del quejoso y aceptaron ofrecer una disculpa pública, -independientemente de ser sancionados- la cual fue condicionada por Guayo a que también la ofreciera el Director de Seguridad Pública de Torreón.

Pero lejos de aceptar el Director de Seguridad Pública, dicha propuesta, envió un oficio, replicando que “No acepta la conciliación propuesta por el quejoso en el sentido que esta Dirección de Seguridad Pública Municipal, ofrezca una disculpa pública, puesto que al llevar a cabo lo que solicita el quejoso, es aceptar que la actuación de los policías fue contraria a derecho y en violación de derechos humanos del ciudadano, situación que no aconteció, ya que los oficiales actuaron siempre observando los lineamientos emitidos en relación a los derechos humanos…” En dicho contexto está el Alcalde Miguel Riquelme.

Dicha manifestación es totalmente incongruente, pues intenta justificar a los elementos policíacos agresores del Guayo, no obstante que los mismos declararon en audiencia pública que se excedieron, es decir, golpearon, esposaron, amenazaron y agredieron verbalmente al quejoso.

El reconocer que algunos elementos no proceden conforme a derecho, no quiere decir que toda la corporación actúa de tal manera. Hace unos días el Secretario de la Defensa Nacional ofreció disculpas públicas al declarar “Quienes no respetan a las personas, quienes desobedecen no sólo incumplen la ley, no son dignos de pertenecer a las Fuerzas Armadas", señaló el General Cienfuegos.

El ofrecer una disculpa pública a nombre de una institución militar o policíaca, lejos de mostrar debilidad es ser congruente con las reformas constitucionales propuestas por el Presidente Peña Nieto, y una muestra de respeto a los derechos humanos. Máxime cuando los mismos agresores, reconocen su excesos.


jorge_alonsoguerram@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.