• Regístrate
Estás leyendo: ¿Héroes o villanos?
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 05:46 Hoy

Todoterreno

¿Héroes o villanos?

Jorge Alonso Guerra

Publicidad
Publicidad

México es un país (como la gran mayoría) donde está dividido en relación a los próceres tanto de la Independencia, como la Revolución. Unos los consideran héroes y otros villanos. Es bien sabido que la historia la hacen los ganadores, por lo tanto, hacen valer su derecho para nombrar ciudades, bulevares, calles, museos, en fin, existen infinidad de formas para hacer culto a la personalidad de esos superhombres.

Y no dudo que en su mayoría se ganaron el derecho de que la historia los recuerde como ilustres de la nación. Pero así como existen los héroes impolutos, también tenemos los villanos y súper villanos, aquellos que estaban en el bando perdedor y por lo tanto, la historia de México los sataniza, unos con justa razón y otros injustamente, pues solo se analiza el lado obscuro de su vida y obra, ignorando sus grandes logros para la nación.

También existen personas que han sido “premiadas” con el nombre de una colonia, boulevard, o calles, por el simple hecho de haber sido un servidor público que benefició a determinado sector, principalmente popular, lo cual es su obligación de impartir bienestar a cargo del erario, más no de su bolsillo, como lo hacer ver a la gente.

Asimismo, nos encontramos también con vialidades que llevan el nombre de deportistas, o de artistas y lo que es peor colonias que ostentan el nombre de algún líder o lideresa que azuzó la invasión de un predio privado, obviamente considerado como un delito grave, y las autoridades permiten o toleran que se registre tanto la colonia y calles con nombres de los invasores.

La religión católica cuenta con infinidad de santos a lo largo de su historia, en 1969 el Papa Pablo VI, encabezó la Reforma Litúrgica, donde se examinó qué santos se reconocían y qué santos se quitaban, en total fueron 33, por no tener biografía suficiente para confirmar su existencia, de los más famosos fueron San Valentín, San Cristóbal, San Jorge, (lástima) Santa Verónica, Santa Bárbara, Santa Úrsula, entre otros, donde su origen surgió de algún mito o leyenda urbana.

Así como la iglesia católica realizó la Reforma Litúrgica para analizar los santos, también los tres órdenes de gobierno deberían efectuar un estudio muy acucioso con historiadores y sociólogos reconocidos, para ratificar y descartar a los héroes de la Independencia y Revolución, ampliando dicho estudio a “ilustres” que fueron premiados al nombrar alguna ciudad, avenida o calle, al capricho del gobernante en turno.

Es un área de oportunidad, para los hoy candidatos, de proponer reescribir nuestra historia.


jorge.alonsoguerram@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.