• Regístrate
Estás leyendo: Gracias ‘Don Pepa’
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 02:43 Hoy

Pluma de gallo

Gracias ‘Don Pepa’

Joel Silva

Publicidad
Publicidad

Como lo comenté la semana pasada, hoy les platicaré de un gran gallero que, desafortunadamente, ya no se encuentra con nosotros. Tuve la fortuna de conocerlo, convivir y hacerle varios reportajes.

Don José Martínez Salgado, un gallero honesto y mejor amigo. Oriundo de Lagos de Moreno, Jalisco, inició como gallero en su juventud por la amistad con don Víctor Calvillo, que a la postre fue su compadre. En sus tiempos de inicio como gallero jugaba con su compadre en todos los palenques de los Altos de Jalisco, por cierto, en los mejores palenques de la época.

Posteriormente, a iniciativa propia y siempre por el amor a los gallos, empezó a criar gallos finos cruzados que él llamaba 'Chinampos', pasión que hasta los últimos días de su vida le dedicó tiempo, esfuerzo y pasión. Él vivió feliz criando sus gallos. Recuerdo que en la primera entrevista que le hice en su gallera, me recibió con una rica birria; su destreza para amarrar las botanas era única, a pesar de su edad, tomaba un gallo con mucha facilidad para sacar a otro de la jaula y presumirnos ante las cámaras sus mejores gallos y lo demostraba topándolos.

Don Pepa, como cariñosamente le llamaban sus conocidos, destacaba por lo buena navaja que era, los gallos para sorpresa de sus rivales le cortaban muy bien.

Don Pepa fue siempre respetuoso con las decisiones del juez, detalle que siempre fue reconocido por sus rivales, cumpliendo con el adagio de que "el buen jugador sabe perder".

Sus hazañas casi increíbles abundan en los comentarios de los galleros de la región, de sus bastas anécdotas fácilmente se podría escribir un libro. Cumplidor en sus compromisos, después de misa, al palenque. Cabal como ninguno, nunca vendió, regaló o arregló una pelea, ante los ofrecimientos siempre decía: "Que se defiendan los gallitos".

Fueron muchas las personas a las que Don Pepa animó a hacerse galleros, de hecho él forjó con sus consejos a varios, hizo de sus amigos del gallo su familia, nunca cobró por amarrar un gallo, cuando un gallo ganaba y quedaba herido, a quien se lo pedía, se lo regalaba.

Su hijo, el destacado licenciado penalista Rubén Martínez nos platicó una anécdota: "En una ocasión, mi papá fue a soltar gallos a la Unión de San Antonio, fue una matiné en donde las personas llevaban sus gallitos en costales de ixtle.

Ese día mi padre contó con tanta fortuna que de 16 gallos que soltó, ganaron 14, por cierto, a unos galleros muy famosos de León llamados Los Filosos".

Su última pelea la soltó y amarró a los 82 años, en Tlacuitapan, Jalisco, gracias a su peculiar forma de soltar la ganó.

De esto fue testigo su servidor y existen evidencias en video, ya que este acontecimiento lo grabé personalmente y lo transmití en mi programa de televisión 'Noche de Gallos'.

Como enseñanza nos deja que el gallero puede vivir y jugar con honradez. Con seriedad, el amor al gallo favorece la sana convivencia y la unión entre los hombres.

Don Pepa decía: "No hay mejor emoción que entrar al palenque con tu gallo, si Dios me recoge mi mayor anhelo sería morir en el ruedo de un palenque". Falleció el 7 de agosto del 2016, rodeado de hijos, nietos y bisnietos. Tuvo siete hijos: Ana María, Víctor, Rubén (gallero), Martín (gallero), Rosa María, María del Carmen y Estela.

A todos nuestros amigos del Bajío, no olviden sintonizarnos por el 12.1 de Multimedios Televisión los sábados a las 12 de la noche y los domingos por el 12.3 a las 5:30 de la tarde.

Gracias por su voluntaria lectura.

Nos vemos hasta la próxima Pluma…!

La próxima… "Pluma de Gallo"

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.