• Regístrate
Estás leyendo: Lo que tenía que pasar… pasó
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 06:10 Hoy

Otro camino

Lo que tenía que pasar… pasó

Joel Ortega Juárez

Publicidad
Publicidad

Las clasificaciones doctrinarias suelen servir de coartadas para conductas sinvergüenzas.

Aunque las derechas a escalas internacional y nacional tienen como parte de su discurso principal la lucha contra la corrupción, en nuestro caso esa ha sido la bandera central de AMLO.

En el extremo opuesto la coartada de los progres, estatistas y demás sinvergüenzas con fortunas multimillonarias para mantener la impunidad consiste en "plantear" que la cuestión fundamental del país es la desigualdad. Aplican el apotegma "hágase la voluntad divina en los bueyes de mi compadre", dado que frecuentemente los sostenedores de esa "política" son multimillonarios enriquecidos mediante el manejo turbio de presupuestos, canonjías, licitaciones y todo tipo de negocios realizados mediante sus "cargos de funcionarios". El famoso dicho de los cleptócratas : "A mí no me des nada, ponme donde hay".

La escandalosa desigualdad y los casos de saqueo y corrupción tienen dimensión mundial. Lo singular del caso mexicano es la impunidad.

Hace unos meses algunas ONG, unas de cierto "prestigio" y otros meros membretes, han realizado una intensa, legítima y exitosa campaña contra la corrupción y en favor de la iniciativa 3de3. Toda la partidocracia se pronunció en favor de la lucha contra la corrupción.

Se formuló una iniciativa de reformas que finalmente se llevó a votación al Senado y a la Cámara de Diputados.

A la hora de la hora aprobaron la propuesta anodina del PRI y sus empleados.

Se "ausentaron" los senadores del PT Manuel Bartlett, Héctor Adrián Menchaca, Carlos Manuel Merino, Martha Palafox, Layda Sansores, Marco Antonio Blásquez y Benjamín Robles; los del PAN Héctor Larios, Jorge Luis Preciado, Adriana Dávila y José María Martínez Martínez; las del PRD Luz María Beristain y Alejandra Roldán, y la del PVEM Ninfa Salinas Sada. Ana Gabriela Guevara se abstuvo.

La explicación de Bartlett fue que "mientras no se haga responsable al presidente de la República de delitos de corrupción y mientras no se juzgue a los ex presidentes que se han enriquecido brutalmente y se han convertido en personajes dominantes de la política del país, nunca habrá ninguna lucha real contra la corrupción"

Sin comentarios.

joelortegajuarez@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.