• Regístrate
Estás leyendo: Independientes truhanes
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 14:32 Hoy

Otro camino

Independientes truhanes

Joel Ortega Juárez

Publicidad
Publicidad

El monopolio político de la partidocracia asestó un golpe mortal a la libertad de registrar candidatos que no pertenezcan a esa casta.

Las pillerías de Jaime Rodríguez El Bronco, Armando Ríos Piter y Margarita Zavala enlodaron la figura de “candidaturas independientes”, de la peor manera posible; ahora los partidos no tienen el monopolio del engaño, la corrupción, el fraude y las trampas en la política. Este trío de truhanes está a su nivel.

Marichuy es la excepción.

La lucha por hacer valer el artículo 35 de la Constitución, que establece el derecho de los ciudadanos a votar y ser votados, no ha terminado. Al contrario, ahora será más difícil, que antes de la actual simulación de “candidaturas independientes”.

El tema no debió ser nunca “complejo”. En muchos países del mundo basta con presentar candidatos o partidos, con su Programa y Estatutos para participar en los procesos electorales correspondientes, son los votos los que determinan quienes permanecen.

Anular lo establecido en el artículo 35, mediante requisitos tan aberrantes como las más de 800 mil firmas electrónicas, es parte de los “recursos legales” que ha tenido el sistema político mexicano para garantizar el control de su casta del poder político, económico, cultural y de todo tipo, excluyendo a la mayoría de la sociedad y específicamente a los sectores más oprimidos y pobres del país. Es decir, la mayoría.

El resultado es un régimen político donde prevalece la simulación.

El “pluralismo”, consiste en poner en el mercado ciertas franquicias, integradas por miembros de la casta que van de una franquicia (“partido”) a otra.

Los diversos cargos públicos, son ocupados por unas cuantas familias. Por eso vemos el fenómeno de los chapulines que saltan de cargo en cargo y de partido en partido. Ese fenómeno se da absolutamente en todos los partidos.

La simulación consiguió, hasta hora, escamotear las luchas de movimientos de muchas décadas, por realizar una democratización del poder. Ha sido tan dañina y perversa que ha conseguido un inmenso desprestigio de la democracia y de la política misma.

La simulación se extiende por todo el tejido político: sindicatos, sociedad civil y demás.

joelortegajuarez@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.