• Regístrate
Estás leyendo: Lo logró doña Sonia, por su casita verde
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 14:38 Hoy

Empatía Popular

Lo logró doña Sonia, por su casita verde

Joaquín López

Publicidad
Publicidad

Visiblemente emocionada, en el rostro de doña Sonia Cabrera apareció un rastro de esperanza, luego de lograr su meta: hablar con el gobernador de Tamaulipas Francisco García Cabeza de Vaca sobre la situación legal que atraviesa su propiedad en el paseo turístico del Canal de la Cortadura.

No tuvo que gastar dinero para un boleto de autobús a Ciudad Victoria para buscar al mandatario en su oficina, ni pérdida de tiempo por cuestiones de agenda, solamente tuvo que salir de su casita de madera y encontrarlo ahí afuera.

Se agarró de valor y caminó entre la multitud de personas que rodeaban a García Cabeza de Vaca; incluso entre su personal de seguridad se abrió paso y pudo estar frente a frente con el hombre que espera la saque de su apuro.

Antes de que esto sucediera, doña Sonia estaba dentro de su hogar preparando un mensaje en una cartulina dirigida al gobernador: “Gracias por su apoyo, Dios lo bendiga”, decía la pancarta en verde fosforescente.

Con ayuda de su hija, pegó dos carteles justo afuera de su casa, en espera de que cuando pasara el gobernador los viera y se acercara, aunque no pasó así.

Justo antes de que llegara el gobernador, el regidor de la Comisión de Transparencia en Tampico José Antonio Heredia Niño -quien era uno de los encargados de las negociaciones con doña Sonia, junto con la regidora Tere Sosa y que no prosperaron- corrió de inmediato al pórtico de la casa verde para abrazar y, claro, tapar el mensaje escrito en la cartulina para que no lo viera el gobernador.

Doña Sonia, con una cara a todas leguas incómoda con la situación, tuvo que ceder hasta que el regidor se fue diciendo que “todo se le va a solucionar”, esto cuando el gobernador ya había pasado. Qué mal se vio el servidor público, en serio.

Pero esto no impidió que Sonia agarrara un cartel y corriera a buscar al mandatario estatal, quien luego de que le explicara la situación y que supiera de voz de su representante en el sur, Miguel Gómez Orta, que el Ayuntamiento porteño no cumplió con el trato, García Cabeza de Vaca remató: “Vamos a cumplir nosotros, yo me encargo de ayudarla para hacer un buen acuerdo; cuente usted con eso. Si no le cumplieron allá, yo sí le voy a cumplir”.

Y así doña Sonia regresó, más tranquila, a su casita verde, tras lograr su propósito.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.