• Regístrate
Estás leyendo: Las bendiciones del líder del Congreso estatal
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 03:00 Hoy

Empatía Popular

Las bendiciones del líder del Congreso estatal

Joaquín López

Publicidad
Publicidad

Ahora resulta que tenemos que aplaudir o agradecer a los servidores públicos que dejaron a funcionarios y exfuncionarios en Tamaulipas sin escoltas que los cuiden, en primera no deberían de haber tenido.

El gobierno en turno no se mandaba solo, y en ese entonces, cuando se dieron esas aprobaciones para proteger a los susodichos, nunca hubo un fuerte pronunciamiento o exhorto de los partidos contrarios. Es algo que indigna, en verdad.

El miércoles el titular del Congreso en Tamaulipas, el panista Carlos Alberto García, dijo que van a retirar 100 policías que estaban a cargo de la seguridad de funcionarios públicos en el estado, pues consideró que hay un marcado déficit de elementos policiacos como para que unos cuantos tengan el privilegio de contar con guaruras pagados con dinero del pueblo.

Días antes el diputado, durante una amistosa visita con algunos alcaldes de la zona sur, justificó ante los medios que algunos funcionarios sí deberían de tener escoltas porque recorren el estado todo el tiempo y están expuestos a situaciones de inseguridad.

Unos sí y otros no, según es lo que considera el líder del Congreso, aquí no aplica el dicho de “o todos coludos o todos rabones”, o algo así, porque el resto de los mortales andamos por la vida así, sin seguridad que nos acompañe, solo nuestro ángel de la guarda.

Carlos Alberto García, ya un poco exaltado dijo “¿por qué les quieren quitar la seguridad a los funcionarios?”, y luego se fue a su siguiente evento de agenda, abordó su lujosa camioneta y solamente dijo “que Dios los bendiga”.

Y sí tiene razón el señor diputado, que Dios nos proteja porque esta gente es la encargada de decidir quién sí y quién no tiene derecho a tener seguridad en el estado, actualmente azotado por los robos y asaltos, muchos de ellos con violencia, sobre todo en esta zona conurbada, es el pan de cada día.

Hasta dentro de un centro comercial en Ciudad Madero asaltaron el área de Servicio al Cliente. ¡El área de Servicio al Cliente, háganme el favor!

Insisto, ser funcionario público es como sacarse la lotería, pues además del jugoso sueldo y prestaciones y compensaciones y bonos y vales y cuanta cosa más que reciben, también tienen en lujo de dotarse de seguridad privada, aunque digan que no o simulen que ya no.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.