• Regístrate
Estás leyendo: La naturaleza ya alista su factura
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 18:09 Hoy

Empatía Popular

La naturaleza ya alista su factura

Joaquín López

Publicidad
Publicidad

El sur de Tamaulipas tiene una amplia variedad de fauna que posicionan a la zona a nivel nacional, le dan una imagen, se le reconoce.

Quizá para los habitantes de las tres ciudades no cause asombro ver a correr a los mapaches en las escolleras de Miramar, a los cocodrilos de la laguna del Carpintero abrir sus fauces en el mirador, a las toninas en la playa, el desove de la tortuga lora o a las ardillas acercarse a las personas en la Plaza de Armas.

Pero a nivel nacional la presencia de animales exóticos en sitios turísticos, casi al alcance y contacto humano, le da a la zona sur una grandiosa publicidad gratuita. Tan solo en el Distrito Federal no pueden creer que cuando llueve en exceso, los cocodrilos salen “a pasear” a las calles de Tampico y Madero.

Hasta el mismo cazador de cocodrilos, Steve Irwin, visitó en su momento la laguna del Carpintero. Consideró este lugar como algo increíble por la convivencia tan cercana entre los saurios y los ciudadanos.

Lo que nos debemos preguntar es: ¿sabemos aprovechar estas bondades de la naturaleza? La respuesta es un rotundo no.

No tenemos la cultura del cuidado del medio ambiente, al menos la mayoría de las personas.

También la mala planeación de obras públicas, como los drenes pluviales, tienen en jaque a los cuerpos de agua como el del Carpintero, que de un tiempo a la fecha tomó un color verde producto de la reacción química de los desechos, lo que ha provocado que los lagartos tengan pigmentos de este color en su piel que a la larga les provocará daños, según dijo un especialista.

Tampoco colocamos la basura en su lugar, pues parece que las coladeras son su sitio ideal. Estos desechos van a dar a los ríos y sistemas lagunarios, al agua que nosotros ocupamos. Las descargas de las industrias también hacen su parte.

El maltrato animal también ha sido evidente, sobre todo en redes sociales como el caso de un sujeto que presumió la muerte de un mapache decapitado por él mismo, también los caballos que los carretoneros explotan como carga bajo el fuerte sol.

Y justamente ayer, una especie que rara vez se logra apreciar fue encontrada nadando entre las aguas sucias de un canal a cielo abierto. Una nutria jugaba mientras trataba de regresar a su hábitat cerca de la laguna del Chairel.

Tarde o temprano será la misma naturaleza quien nos cobre la factura, y será muy cara. ¿Qué pasará el día en que el agua que consumimos deje de ser apta para nosotros? Recordemos que aún existe el peligro latente del Libramiento Poniente y el paso de camiones con cargas peligrosas. Todos vamos a salir perdiendo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.