• Regístrate
Estás leyendo: La indiferencia mata a la gente
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 15:37 Hoy

Empatía Popular

La indiferencia mata a la gente

Joaquín López

Publicidad
Publicidad

La crueldad humana se manifiesta en los trámites burocráticos, además de la indiferencia de quienes ostentan el poder, al permitir la muerte de personas en total indefensión. Así es, lo permitieron.

Es el caso de un hombre de la calle que pidió ayuda médica, no dinero, pues por su condición enfermó y terminó tirado afuera de una tienda de conveniencia con un severo cuadro de desnutrición.

El encargado del lugar llamó a la Cruz Roja y demás números de emergencia pero nadie hizo caso.

Fue hasta que la presión ciudadana de quienes por ahí caminaban y lo veían tirado, sin fuerzas, con comida a su alrededor que le regalaba la gente, movió a paramédicos de la Cruz Roja de Madero para que, aún dudosos, se llevaran casi a la fuerza al indigente a un hospital.

De plano su respuesta fue que no ayudan este tipo de casos porque en los hospitales no los quieren recibir, pues no hay nadie que responda por ellos ni por los gastos médicos que genere su atención. Así es, en un hospital público de gobierno jamás atenderán a una persona de escasos o nulos recursos porque no tiene dinero para pagar. Estamos muy jodidos.

¿Cuál es el fin de las autoridades de Salud de gobierno? ¿Primero están los honorarios médicos y los demás que se mueran? Ni una pizca de humanidad tenemos en nuestro personal médico, porque cabe señalar que el indigente estaba tirado casi frente a la clínica del ISSSTE en Avenida Universidad y enfermeras, médicos y demás personal del sitio caminaba junto al moribundo como si fuera un pedazo de basura.

Si una persona está necesitada de atención médica y es evidente su falta de recursos para atenderse, los hospitales deben de recibirlos para salvarlos, sea quien sea, cueste lo que cueste, punto. Es una vida.

Ni se diga de instituciones como el DIF que se supone deben estar para atender estos casos particulares, ¿o prefieren que se mueran para así tener un problema menos que cargar? No lo dicen pero tal parece que así es.

Este sujeto fue llevado al Hospital Civil de Madero, luego de tres días de agonía en la calle, pero su estancia en el nosocomio solo duró cinco horas pues su avanzada desnutrición y una neumonía bilateral le quitaron la vida. Tenía 50 años de edad y se llamaba José Ángel.

Que el ser supremo nos agarre confesados los que tenemos la oportunidad de gozar de servicios médicos públicos, pues tampoco cantamos mal las rancheras con el riesgo de perder la vida en manos de la indiferencia de estos sitios.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.