• Regístrate
Estás leyendo: Justicia ciudadana al servicio de la comunidad
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 13:38 Hoy

Empatía Popular

Justicia ciudadana al servicio de la comunidad

Joaquín López

Publicidad
Publicidad

Cada vez son más frecuentes los videos y fotografías en redes sociales de ciudadanos que tienen sometidos a presuntos delincuentes, ya sea en el piso, atados a postes y pilares de Pemex, incluso golpeados y algunos hasta llorando.

En lo que va del año se han registrado más de cinco casos de arrestos ciudadanos, donde el pueblo ha tenido que hacer justicia por su propia mano debido a una evidente falta de elementos de seguridad suficientes, para detener una imparable ola de robos y asaltos en la mayoría de las colonias de Tampico, Madero y Altamira.

¿Los ciudadanos están en lo correcto al aplicar el llamado ojo por ojo, la ley del Talión?

Para los expertos en derecho, el hecho de que los afectados no pongan a disposición de la autoridad al delincuente, estos podrían incurrir también en un delito, por lo que la recomendación es que se reúnan y exijan seguridad a las autoridades.

Pero ¿realmente esto es lo que quiere la gente? ¿alzar la voz una vez más clamando por una certidumbre que simplemente no llega?

Está ese dicho de que si se quiere que las cosas salgan bien, las tiene que hacer uno mismo. Y esa es la idea que la gente está aplicando.

Aunque para el Observatorio Ciudadano la situación ya se salió de control, y esperan lo peor, ya que las conductas sociales contra los que cometen delitos pueden llegar a proporciones extremas, tal como se ha visto en otros estados como Puebla, donde dos hermanos fueron quemados vivos al ser confundidos como secuestradores, cuando realmente eran encuestadores de la empresa Marketing Research & Services.

Este problema no es más que el reflejo de una sociedad cansada de que tengan que salir todos los días a trabajar, a la escuela, con la esperanza de que su vivienda no sea vaciada, que en el trayecto no sea alcanzado por uno o más sujetos que le quiten sus pertenencias, le prive de su libertad o peor aún, pierda la vida.

El hartazgo y enojo de la sociedad se eleva aún más cuando las autoridades minimizan, o incluso dudan, de que los delitos estén a la orden del día y que los arrestos ciudadanos sean reales y no hechos inflados por los chismes de las redes sociales.

La olla está calentando el agua, casi a su punto de ebullición, es cuestión de tiempo que esta explote y queme a quien esté más cerca, sea inocente o no.

Como sociedad no nos queda más que prevenir desde la casa y la escuela las conductas delictivas, orientando a los hijos sobre el correcto camino, el del trabajo y la honradez. Mientras los gobiernos recuerden su obligación de generar las condiciones para que se activen fuentes de empleo, y así erradicar la necesidad de conseguir por la vía fácil lo que a muchos les ha costado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.