• Regístrate
Estás leyendo: Guía para librarse de una multa de Tránsito en Tampico
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 19:51 Hoy

Guía para librarse de una multa de Tránsito en Tampico

Publicidad
Publicidad

Es medio día en el Boulevard Loma Real, en el sector Lomas de Infonavit en Tampico. En esta vialidad la carga vehicular incrementó al ser una ruta alterna de la obra del paso inferior San Pedro, y con ello la circulación de patrullas de Tránsito también se nota más.

En la esquina con la calle Canadá espero el transporte. Inmediatamente escucho la torreta de una patrulla para marcarle el alto a una camioneta.

Puedo notar claramente que el conductor de la camioneta iba manejando sin el cinturón de seguridad y hablando por teléfono celular sin el manos libres. Supongo que el oficial lo cachó y le aplicará la multa.

Es miércoles, día marcado para que se terminara el plazo que el Ayuntamiento de Tampico le dio al capitán Jaime García Cárdenas para que dejara la Dirección de Tránsito. Hasta eso, me dije, los elementos siguen trabajando de manera normal pese al conflicto por el que atraviesa la corporación.

La camioneta se orilla y atrás de ella se detiene la patrulla de Tránsito, todo frente a mí; estaba a punto de ser testigo de cómo se iba a aplicar el rigor contra un automovilista infractor del Reglamento de Vialidad en todo su esplendor.

Veo que el conductor suelta el teléfono, al mismo tiempo que el oficial de la patrulla T-626 llega a la ventanilla para saludar de mano al ciudadano. La cortesía del elemento, ante todo.

El patrullero le pide los documentos de rigor, la licencia y su tarjeta de circulación, mismas que el ciudadano entrega; pero algo más sucede.

El infractor está llamando a alguien por celular mientras el oficial revisa los papeles. Luego, el ciudadano le pasa el teléfono al oficial de Tránsito; dialoga menos de un minuto, le regresa el celular al señor junto con sus tarjetas y se va.

Un “usted disculpe” y “adiós”. Así fue como un ciudadano se libró de la multa y se fue manejando con una sonrisa de oreja a oreja. También el tránsito se subió a su patrulla y siguió su recorrido.

¿Qué acaba de pasar? Esperaba una acción justa, pues el hombre iba cometiendo una de las faltas más comunes y más generadora de accidentes; pero no pasó nada.

Mi fe en la autoridad se quedó ahí en el suelo, y yo creyendo en verdad que los agentes viales eran blanco de agravios de parte del exdirector por no hacer bien su trabajo.

No, pues ya, que cada quién haga lo que quiera, tanto ciudadanos como oficiales; total, no pasará nada.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.