• Regístrate
Estás leyendo: El primer gran bache en la administración porteña
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 09:36 Hoy

El primer gran bache en la administración porteña

Publicidad
Publicidad

Fue tanta la presión que el Ayuntamiento terminó por conceder las demandas de los elementos de Tránsito, quienes más que un capricho, en realidad sí era un reclamo real el que hicieron contra el director de la corporación por el presunto mal trato que recibían.

Fue tan creíble que los mismos regidores coincidieron que el capitán de Navío tenía que irse.

Ayer se llevó a cabo una reunión cerrada entre algunos mandos operativos de la dependencia de vialidad, con 18 de los 21 ediles porteños, la alcaldesa y el mismo marino.

Ahí le volvieron a echar en cara todas las acciones que calificaron de injustas.

El señor no rechazó las acusaciones, se quedó el silencio.

Y con esa misma bandera parece que navegó la alcaldesa Magdalena Peraza, junto con el exmando naval, entre el silencio, porque fue ella quien pidió a la Secretaría de Marina que le recomendaran un perfil apto para que ocupara la corporación, la cual necesitaba una limpia luego de señalamientos de corrupción. Pues no funcionó, hasta se puede decir que es su primer gran desacierto, por el escándalo innecesario que generó.

Incluso se alabó tanto el currículum de Jaime García Cárdenas, teniendo hasta el aval de la Secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas.

Quien debe tener una sonrisa de oreja a oreja -aunque a escondidas- es el exdirector de Tránsito y Vialidad de Tampico, Miguel Ángel Santiago Cristóbal, quien fue reubicado para tomar la Subdirección de Protección Civil de Tampico, tras no confirmarse por parte de la Procuraduría General de Justicia ningún delito de los que se le acusó en su momento.

De esta experiencia tiene que quedar una lección y tal vez un cambio en la forma de elegir una figura de autoridad, ya sea para Tránsito o cualquier otra dependencia.

Está claro que un historial de trabajo, por más impecable que sea, si no hay una evaluación previa, psicológica por supuesto, no servirá de nada para llenar vacíos.

Aunque por otro lado, de cierta manera es comprensible que una persona con un estricto entrenamiento militar no iba a poder encajar en una dependencia con un control más ligero, en cuanto al trato de los subordinados se refiere.

Tampoco digo que la siguiente persona a cargo sea una maestra de preescolar o alguien con más tacto; pero como en todo trabajo, la vocación debe ser lo primero a considerar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.