• Regístrate
Estás leyendo: El “escuadrón suicida” de las calles y avenidas
Comparte esta noticia
Jueves , 16.08.2018 / 05:59 Hoy

Empatía Popular

El “escuadrón suicida” de las calles y avenidas

Joaquín López

Publicidad
Publicidad

Esa zona de la carretera Tampico-Mante, a la altura de una reconocida panadería muy cerca del aeropuerto, es muy difícil de cruzar aún con los semáforos en rojo, salen vehículos por doquier.

Antes de ese semáforo hay un paso a desnivel que hace que los vehículos aumenten su velocidad al bajar.

Estas variables tenían que haber sido más que suficientes para que una señora comprendiera que lo que iba a hacer, cruzar la carretera a prisa con carros a toda velocidad, era un suicidio. Y así fue, la muerte la alcanzó provocando dos lutos, el de su familia y el del conductor de la camioneta que la embistió, matándola al instante.

Un video sobre el fatal accidente lo comprueba, fue publicado en los medios de comunicación y redes sociales, donde se aprecia que la señora sí cruzó de forma imprudente la arteria, en una zona donde difícilmente los vehículos circulan a baja velocidad.

¿Qué le costaba caminar un poco más hacia el semáforo de la popular panadería o rumbo al puente peatonal donde están los centros comerciales? Tenemos que ser más conscientes ¿qué hubiera pasado si en esa imprudencia llevara de la mano a algún niño?

Todos los días hay un verdadero escuadrón suicida en las calles de la ciudad, y no tiene nada que ver con la popular película, sino que entre conductores y peatones sorteamos la vida y la muerte porque no tenemos la educación vial, la consciencia necesaria para respetar nuestros espacios para circular.

De manera personal me da miedo incluso caminar por la banqueta en la avenida Hidalgo, un espacio tan reducido y pegado, sin acotamiento que haga distancia a las personas de los veloces autos que por ahí circulan.

Temo que un vehículo pierda el control y se suba a la acera. Ya ha pasado y ha dejado personas heridas y muertas.

Así como cruzar esa arteria y quedarse en medio, en pleno camellón, es otra trampa mortal.

La ingeniería vial en la zona conurbada no está a favor de los peatones. Una muestra de ello es la falta de puentes suficientes, y ubicados en zonas de peligro, para poder cruzar calles y avenidas congestionadas.

Aún recuerdo a la funcionaria pública que en su momento dijo que destinar recursos para construir puentes peatonales es un gasto innecesario, porque la gente no los usa, entonces por ese motivo no se colocan.

Lamentablemente una vida más se perdió, una vida que pudo haber evitado ese trágico destino si tan solo hubiera esperado un poco más. Hay que bajarle a la velocidad, no circulemos en la vida con tanta prisa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.