• Regístrate
Estás leyendo: Bienvenidos turistas, pero disculpen las molestias
Comparte esta noticia

Empatía Popular

Bienvenidos turistas, pero disculpen las molestias

Joaquín López

Publicidad
Publicidad

La temporada vacacional más esperada por los comerciantes y los gobiernos municipales del sur de Tamaulipas, la zona de mayor empuje turístico en Tamaulipas, llegó como una prueba más sobre el desempeño y crecimiento de los municipios.

La vocación de las tres ciudades se distribuye entre el turismo y la industria, pero ¿realmente están a la altura de otros sitios turísticos a nivel nacional? ¿hay nuevas atracciones para quienes visitan Tampico, Madero y Altamira?

Empecemos con la llegada de los turistas. Unos por avión y otros por tierra. Las centrales camioneras han registrado un repunte de hasta 30 por ciento. El aeropuerto anda igual.

La realidad es que la vía terrestre es el principal punto de acceso al sur de Tamaulipas, pero las malas condiciones de las carreteras en el norte de Veracruz (con la eterna espera de la autopista a Tuxpan) hace que los viajeros peligren, según ha señalado la iniciativa privada.

Por otro lado está el temor de transitar por las carreteras de Tamaulipas, pese a que los mismos turistas han notado la presencia de vigilancia federal en las rutas que conectan a estados vecinos, los viajeros siguen optando por las caravanas, ya sea con patrullas o grupos numerosos de familias, para poder tener la seguridad de que llegarán con bien a su destino.

Otro detalle que ha surgido en este nuevo periodo vacacional es el cobro para entrar a playa Tesoro en Altamira, ya que la administración decidió concesionar a un privado la atención de este sitio, hecho que ha causado sorpresa entre quienes quieren ingresar, ya que es la primera vez que piden dinero para divertirse en la playa, aunque los organizadores mencionan que es “voluntaria” la aportación de 15 pesos por vehículo.

Un pendiente más se encuentra en Madero con la plaza Gobernadores, la cual se quedó al 70 por ciento en su construcción, que a decir de la titular de Desarrollo Económico Sandra Fernández Mitates, los turistas no notarán que la obra no está terminada. Así la cosa.

Mientras que en Tampico la laguna del Carpintero, el paseo del canal de la Cortadura y la ex Aduana Marítima son los espacios que llenan el ojo de los visitantes, pero el hecho de que se hayan juntado las obras en el Centro Histórico es un tache que genera caos vial y desorden ante la falta de banquetas en unas zonas, pues el tiempo le llegó a una parte de los trabajos de la calle semipeatonal Aduana y las nuevas aceras del otro lado. Incluso llegan a estacionarse camiones para echar el colado de cemento, generando que las personas tengan que bajarse a la calle para esquivar los trabajos.

Bien o mal, con más “detallitos” por corregir, se nota que el turista la está pasando bien. Ya esperaremos el saldo final.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.