• Regístrate
Estás leyendo: También se define el futuro de los partidos
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 20:09 Hoy

En privado

También se define el futuro de los partidos

Joaquín López-Dóriga

Publicidad
Publicidad
 Como me ves, no te verás.
Florestán

El destino de los partidos políticos dependerá del resultado de las elecciones del próximo día uno.

En caso de ganar Andrés Manuel López Obrador, Morena, que es él, se convertirá en la mayor fuerza electoral, como el PRI hasta 1994, que tuvo su última mayoría legislativa y de allí vino el declive hasta que en 2012 con Enrique Peña Nieto recuperó la Presidencia de la República, que hoy lucha por mantener por primera vez en su historia con un candidato ciudadano, José Antonio Meade.

Y digo que Morena será la principal fuerza por el control que pueda alcanzar en el Senado, la Cámara de Diputados y los Congresos locales, el de Ciudad de México incluido, y en al menos cuatro gobiernos estatales, además del capitalino, más el financiamiento público vía el INE por el número de votos.

En ese supuesto, el PRI se reagruparía con sus 13 gobernadores, si es que conserva Yucatán, y con unos 20 senadores y quizá hasta 80 diputados.

El PAN tiene el mayor problema, primero, por la fractura interna que provocó Ricardo Anaya en su proyecto de convertirse en candidato presidencial y luego por la alianza con Movimiento Ciudadano y el PRD, que corre el peligro de achicarse a partido franquicia tras la fuga hacia Morena.

Los demás, de conservar el registro, se la llevarán como siempre, sobreviviendo.

De ganar José Antonio Meade, el PRI se fortalecería, Morena también y el PAN mantendría las proyecciones como en una victoria de AMLO, lo mismo que el PRD.

Si venciera Anaya, el PAN seguiría roto, y el PRI en el mismo escenario de un triunfo del tabasqueño, lo mismo que el PRD.

Estamos ante un momento decisivo para los partidos políticos que se juegan, más que la Presidencia de la República, su presente y su frágil, incierto futuro, incluido Morena que ante una eventual derrota de su candidato que, reitero, es el partido, seguiría dependiendo de su figura y liderazgo a menos que se fuera a su rancho, de cuyo nombre no quiero acordarme.

Retales

1. FINAL. El miércoles a la medianoche terminan las campañas y, sobre todo, el tsunami de 33 millones de spots de 30 segundos con el que nos han bombardeado desde el pasado 8 de septiembre. Tendrán que reformar el esquema de comunicación política de los partidos aprobado por ellos mismos para terminar, dijeron, con la espotización de las campañas;

2. CLAVE. Vanessa Rubio va en el tercer lugar de la lista de candidatos a senadores plurinominales del PRI, entre Carlos Aceves del Olmo, que va en el dos y Miguel Ángel Osorio Chong, en el cuatro. En el uno marcha Claudia Ruiz Massieu. El cinco es de Beatriz Paredes y el seis de Eruviel Ávila; y

3. CAMPAÑA. Un escenario que se aprecia para 2024 es que Javier Corral busque, como ya lo hace, la candidatura presidencial del PAN y López Obrador se incline por Claudia Sheinbaum en un proyecto que Marcelo Ebrard quiere, si se confirma que va a Gobernación en lugar de la nominada Olga Sánchez Cordero, que irá al Senado.

Nos vemos el martes, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.